La Directora del Departamento de Psicología de la Universidad de La Serena y presidenta de la Sociedad Chilena de Psicología del Trabajo y las Organizaciones aborda el escenario de teletrabajo que muchos chilenos están afrontando debido a la cuarentena por el COVID-19.

Siempre nos anticipaban que la era del teletrabajo llegaría. Y así fue, llegó, como consecuencia de una pandemia que desde hace 100 años no se veía. El COVID-19 tomó de la mano al trabajo a distancia, y hoy es como miles de chilenos, desde sus casas, han tenido que afrontar nuevos desafíos conectados a la red online.

Para la Dra. Campos, todo lo que afrontan los trabajadores en este nuevo escenario, debiera ir conectado con lo que se llama ´bienestar psicológico en el ámbito laboral´, que apunta a mantenernos centrados, con espacios de autonomía para enfrentar nuestros deberes, pero también construyéndonos contextos que nos permitan ejecutar nuestras funciones con un cierto grado de control para alcanzar las metas que nos comprometen. Y ahí está el desafío del teletrabajo, conjugar el mundo laboral con el mundo personal en un mismo espacio”.

Para lograrlo, precisa, “debemos relacionarnos con los demás positivamente, y ahí se encuentran nuestra familia y nuestras redes y equipos de trabajo, con los cuales debemos mantener comunicación y vínculos constructivos al unísono”.

Es muy importante, según la psicóloga y presidenta de la Sociedad Chilena de la Psicología del Trabajo y las Organizaciones, tener en cuenta que “una de las cosas que está más en crisis, aparte del aislamiento social, es la presión que estamos llevando y el estrés que nos está significando someternos a este cambio de contexto laboral y la necesidad de aprender muchas nuevas formas de comunicarnos. Si logramos interactuar socialmente desde las posibilidades remotas que tenemos, vamos a poder sentirnos menos solos. Es ahí donde viene la importancia del bienestar social”.

Agrega que “el bienestar social tiene que ver con cómo nos sentimos con esos otros con quienes trabajamos, cómo nos sentimos en el concepto del colectivo, del sistema social al que pertenecemos laboralmente, y muchas veces este sistema social es altamente positivo y nutritivo, transformándose en un útero social que nos incentiva, pero hay otras veces que ese sistema es complejo, generando estrés, angustia, ansiedad. Para lograr bienestar social se debe construir desde la interacción, y en ese plano, que hoy estamos en esa distancia física y en la necesidad de hacer teletrabajo, se va a medir cómo estaba construido ese útero… si ese útero ha sido efectivo, hay que mantenerlo, y si no ha sido efectivo, hay nuevas fórmulas de construirlo, construir un útero virtualizado desde las diferentes herramientas que tenemos, y poder sentirnos pertenecientes a un colectivo, aun cuando cada persona se encuentre en un espacio diferente, lo que nos ayudará a sentirnos emocionalmente estables y con la confianza de decirle al colega “ayúdame, escúchame, enséñame, oriéntame. Eso es lo que no debemos perder”.

La profesional es enfática en decir que “hasta el último minuto de nuestras vidas tenemos la oportunidad de aprender, por eso nunca es tarde para insertarse en nuevos escenarios. Es fundamental tener las ganas y apoyarse en quiénes nos pueden ayudar en este proceso, nuestras propias familias, hijos, jóvenes, que son nativos digitales, son quienes también nos pueden ayudar en este proceso. Todo depende de la disposición emocional que tengan las personas. Hoy la apertura al aprendizaje es fundamental, al igual que la disposición a resolver positivamente los problemas”.

Bienestar psicológico social

“Hoy, nuestro bienestar psicosocial se siente hasta cierto punto violentado por la situación de riesgo que enfrentamos, tanto por la pandemia, como por los riesgos de perder la estabilidad laboral y económica que van asociados. El COVID nos pone en un escenario de incertidumbres”, sostiene la académica ULS.

Es en este escenario donde la Dra. Campos resalta que hay mayor riesgo de crisis en la estabilidad de nuestra salud mental. “Por ello es importante que las organizaciones otorguen capacitación en tecnologías que favorezcan la comunicación, fortalezcan el trabajo en equipo virtual y brinden acompañamiento emocional a quienes enfrenten situaciones límite”, recomienda.

Finalmente, la profesional aconseja a “cuidarnos y cuidar, construir de nuevas formas vínculos positivos con los otros, y afrontar de la mejor forma y con redes y tecnologías esta contingencia. Videollamadas, fotos, chats, WhatsApp, también nos ayudan a sentir apoyo emocional en estos momentos de crisis”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí