¿Algunas vez te has detenido a contar las horas que pasas frente a tu dispositivo móvil o frente a tu ordenador? Es probable que no, porque estar conectado se ha hecho tan usual en nuestra vida que ya ni le tomamos la importancia que deberíamos.

Y es que sin darnos cuenta, podemos pasar horas tras horas en Internet haciendo cosas que no suman a nuestra vida, una de esas es navegar a través de las redes sociales sin un objetivo, solo ver cada video y cada foto que se cruce en el camino. Otra opción es pasar mucho tiempo jugando al casino en línea con dinero real, sin que te des cuenta esto te puede robar muchas horas del día. 

Sin embargo, es momento de darnos cuenta cuánto tiempo podríamos pasar sin revisar el teléfono móvil con el pretexto de ver la hora o el clima, porque desde el 2018 se ha reportado, a nivel mundial, un uso excesivo de estos aparatos tecnológicos conectados. 

Es tal el boom de los celulares con Internet, que según el Digital In 2018, estudio desarrollado por We Are Social y Hootsuite, reveló que la cantidad de estos dispositivos asciende a 8.485 miles de millones, es decir un número mayor al total de la población mundial. 

En cuanto a conectividad, según el estudio más reciente de We Are Social y Hootsuite que presentó a finales de enero de 2020, por lo menos el 59% de la población mundial usa Internet, lo que quiere decir que en un año el uso de esta herramienta creció en un 7%. 

Además, se logró identificar que en promedio un usuario puede estar conectado alrededor de 6 horas y 40 minutos, siendo los más conectados las personas que se ubican en el norte y oriente de Europa, a ellos les sigue Norteamérica.

Las preocupaciones

Todo estaría bien, si usáramos de manera correcta estas nuevas tecnologías, pero no es así es por eso que se ha identificado que el uso excesivo del famoso smartphone puede desencadenar adicciones y nuevas dolencias. 

Algunas de estas nuevas enfermedades están ligadas al miedo y obsesión, como es el caso de la nomofobia. Otro problema recurrente en este tiempo es la fatiga visual, la sequedad de lagrimal y todo relacionado a la visión por la cantidad de horas frente a una pantalla. Si bien, ya hay tratamientos para lo antes mencionado, lo mejor sería que por voluntad propia decidiéramos alejarnos de nuestros teléfonos. Pero, ¿cómo hacerlo?

La desintoxicación digital

Es difícil tomar la decisión de liberarnos de las pantallas, siempre inventamos algún nuevo pretexto, bajo esta premisa las propias redes sociales han incorporado funciones que te podrían ayudar a empezar una desintoxicación progresiva. En el caso de Facebook hay una herramienta que se conoce como “Tu tiempo en Facebook“ que te muestra las horas y los minutos que pasas al día en esta red social. 

Pero no solo te muestra el tiempo, sino que te permite programar un recordatorio diario para que te avise que ya usaste la red las horas que deberías y que ya es momento de dejarla de revisar. Instagram, también tiene una función similar, y al igual que Facebook te puede enviar un recordatorio de cuánto usaste la red al día.

Pero estas herramientas muchas veces no son suficientes, como ya se había mencionado antes, la desintoxicación está muy ligada a la fuerza de voluntad y quien no la tiene, difícilmente lo podrá hacer por su propia cuenta. Bajo esta premisa la idea de una desintoxicación digital, también conocida como “digital detox”, es una tendencia que va creciendo en el mundo, pero, ¿de qué se trata?

La “digital detox”

El punto de partida es sencillo, apagar el teléfono por 24 horas. En verdad, ¿podrías hacerlo? Pues quienes ya lo han realizado recomiendan que durante esas 24 horas te vayas a un lugar en el que reine la paz y la tranquilidad, de manera que no caerás en la tentación de querer compartirlo en tus redes sociales.

Otro punto importante es que sea un lugar poco familiar, es decir que sea nuevo para ti, sin rostros conocidos, sin lugares que antes ya hayas visitado, de preferencia donde no hayan otros dispositivos electrónicos, para que no sientas la necesidad de tener tu smartphone en la mano.

Si logras estar un día entero sin Internet, pues has logrado el objetivo, solo que ahora tendrías que repetirlo por lo menos una vez al mes y así evitarás las enfermedad que traerá consigo el exceso de dispositivos móviles. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí