Luego de mes y medio ocurrido el estallido social, sabemos que ya no somos los mismos. Es cosa de ver a nuestro alrededor, a nuestros hijos/as- sobrinos/as- familiares y amigos/as. Y no es que estemos más delgados o más gordos (esto último tal vez), pero sabemos que nuestras emociones ya no son las mismas.

Estar cansado constantemente, emociones intensas (angustia, tristeza, rabia, miedo, impotencia), alteraciones de sueño y el incremento de conflictos interpersonales; son sólo algunas de las reacciones que quedan como secuelas tras esta situación.

José Rioseco, director de Chile Psicólogos, señala que “Debemos preocuparnos si los síntomas señalados anteriormente comienzan a adquirir una intensidad tal que sentimos que se nos hace difícil de manejar, por ejemplo, episodios de crisis de pánico o de angustia permanente, insomnio por varios días seguidos, mala calidad del sueño, depresión o incluso deseos suicidas.”

Para salir de la duda, desde Chile Psicólogos han creado una encuesta online que puede ayudar a detectar la posible existencia de un cuadro ansioso con episodios de crisis de pánico.

Sin duda nuestro país está cambiando y va a seguir en constante evolución y es importante que nosotros aprendamos a enfrentar las situaciones y saber que hay ciertas emociones normales dentro de lo que está ocurriendo. Lo más frecuente en estos momentos es sentir angustia, esto tiene que ver con un futuro incierto, que nos preocupa y nos da miedo. Para hacer frente a ello, debemos tomar un rol activo en nuestra vida: analizar con calma a qué peligros potenciales nos enfrentamos y cómo puedo hacer yo para intentar cambiar mi destino y el de mis cercanos. A veces, pensamos que los cambios sólo se pueden generar desde la política, lo cual nos hace sentir sin control. Pero es importante refugiarse en las personas cercanas y entre todos buscar soluciones. También es importante buscar ayuda psicológica.

Los conflictos se pueden manejar desde diversas aristas. Muchas personas en medio de crisis económicas y sociales han logrado reinventarse; personas que han perdido casi todo lo material, no pierden su inteligencia, su actitud de lucha y con eso a veces consiguen levantarse otra vez e incluso con mayor fuerza y estabilidad que antes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí