En la plaza de Coquimbo los alumnos pudieron escuchar sobre las características del eclipse, las precauciones y lo afortunado que seremos este próximo 2 de julio.

Los eclipses han sido históricamente un espectáculo de la naturaleza que ha generado miedo, esperanza, duda, asombro y maravilla. Hoy tenemos la oportunidad de ver uno con nuestros propios ojos y dejarnos encantar por uno de los eventos más impresionantes que pueda ver un ser humano.

A un par de días del eclipse, la Municipalidad de Coquimbo, entregó a alumnos de la comuna la charla de Juan Carlos Beamin, astrónomo, coordinador científico del centro de comunicación de la ciencia de la Universidad Autónoma. El licenciado en astronomía y doctor en astrofísica de la Universidad Católica, ha realizado diversas investigaciones en el área, además de ser autor y coautor de numerosos artículos científicos.

El astrónomo agradeció la instancia de poder compartir con niños y jóvenes y contarles lo interesante que será este evento: “Siento la responsabilidad de devolver un poco lo que he aprendido, uno estudia con fondos públicos, a través de becas, por lo que es importante traspasar a la comunidad lo que he logrado aprender a través de investigaciones. Y en particular a los estudiantes que son los futuros científicos, futuros ingenieros, futuros médicos, futuros artistas, entonces traspasarles un poco esta investigación, y no para dirigirlos solo a la ciencia, sino que enseñarles en general que hay cosas más allá”, enfatizó el experto.

Respecto al evento del 2 de julio, el astrónomo señaló que la región es afortunada en ser el único lugar en el mundo donde se podrá apreciar el eclipse en su totalidad: “Todos los eclipses son impresionantes, lo que van a ver el 2 de julio es sobrecogedor, se empieza a oscurecer en pleno día, el cambio en la temperatura, todo eso que se genera sensorialmente es muy atractivo (…) podremos ver la corona de un eclipse, la que no la podemos ver nunca, salvo con instrumentos en el espacio, entonces esto hace que genere este nivel de fervor, tanto en astrónomo como en el público en general. Además de la corona va a ser visible las fulguraciones que se llaman estas como llamaradas solares que salen de la superficie del sol”.

El experto agregó que en general la región contará con muy buenos lugares de observación pero dependerá del clima del día: “En el valle hay un par de lugares que van a ser probablemente bastante buenos, en Paihuano, por ejemplo, que va a ser más largo y tiene una mayor probabilidad de estar despejado. El camino a los observatorios La Silla y Las Campanas también son muy buenos lugares para verlo por las probabilidades que esté más despejado. En la costa, por ejemplo en Caleta Los Hornos, si está despejado se podría ver venir la sombra del eclipse y esas es una de las maravillas”.

En la charla a los estudiantes se recalcó la importancia de usar los lentes adecuados: “El eclipse comienza aproximadamente a las 15.15 horas, hasta la totalidad que va a lograrse a las 16.40, después de eso tenemos dos minutos de sombra, dependiendo del lugar que estemos. Durante todo momento debiésemos usar los lentes, salvo durante la totalidad, una vez que la luna tapo totalmente el sol, ahí podemos sacarnos los lentes durante 1 minutos a 2 minutos mientras dure la oscuridad”, señaló Juan Carlos Beamin.

La actividad, organizada por la Municipalidad de Coquimbo, estuvo encabezada por el administrador municipal, Patricio Reyes, en representación del alcalde Marcelo Pereira: “Estamos realizando más de 22 actividades previas al eclipse durante el mes de junio, hemos estado entregando lentes, hemos estado difundiendo con la moto home en distintos lugares de la comuna, hemos realizado charlas de astrónomos como el profesor que está hoy, lo que permite que los niños que están presenciando puedan ir más allá del eclipse. Es la excusa para, de alguna manera, meter el bichito del conocimiento, de las ganas de aprender más del universo, de donde estamos parados como planeta tierra”.

Patricio Reyes agregó que en la comuna existirán diversos lugares para observar el eclipse: “Vamos a tener más de 8 miradores naturales en la comuna como en San Juan, en la Parte Alta, Tierras Blancas, El Panul, Totoralillo, Guanaqueros Tongoy. Sin embargo, el oficial es en avenida costanera en el km 465, es el único punto en la región que está en el borde costero porque creemos que el anfiteatro natural es la bahía de Coquimbo, por lo que vamos a tener un escenario con entretención, cultura, arte, previo y post al eclipse”, señaló el administrador municipal.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí