Que el fin de semestre es estresante no es algo nuevo, sobre todo para los estudiantes que deben rendir las últimas pruebas, trabajos, exámenes, notas y más. Por lo mismo, la psicóloga con más de una década de experiencia en educación, María de los Ángeles Bonilla, entrega recomendaciones para evitar la frustración.

Últimas pruebas, disertaciones, proyectos, trabajos en grupo y un sinfín de quehaceres tienen los estudiantes cuando ya estamos finalizando el semestre, lo que muchas veces representa un período de gran angustia y ansiedad, y sin duda puede generar síntomas de estrés importante. Así, por ejemplo, podrían incrementarse los niveles de irritabilidad, distractibilidad, tristeza y, por sobre todo, frustración.

Consciente de eso, la psicóloga de la Universidad de La Serena, María de los Ángeles Bonilla, quien cuenta con más de una década de experiencia en educación tanto a nivel básico, como media y superior, entregó algunas recomendaciones y tips para enfrentar de mejor manera el período y, como dice el dicho, “no morir en el intento”.

Descanso

El primer tip que señala la profesional es el de procurar dormir las horas que el cuerpo necesita y alimentarse de buena forma. “Cada organismo necesita cierta cantidad de horas para tener un sueño reponedor y así recuperar las energías necesarias para seguir en funcionamiento”, indica Bonilla.

En cuanto a las horas de sueño, la psicóloga advierte que “todos los cuerpos y organismos son diferentes, pero diversos profesionales sugerimos cierta cantidad de horas de sueño para lograr un descanso reparador”.

De esta manera, Bonilla recomienda entre 10 y 13 horas de sueño para niños de 3 a 5 años; nueve a 11 horas de sueño en los de entre 6 y 13 años; ocho a 10 horas para los jóvenes de entre 14 y 17; y un sueño de siete a nueve horas para estudiantes de 18 a 25 años.

Junto a ello, la profesional comenta que “se sugiere cuidar la alimentación al momento de estudiar, dado que si se come en exceso o muy poco, es probable que dé sueño y/o la capacidad atencional disminuya”.

Organización

Otro punto importante a considerar es la organización del tiempo y de las actividades.

“Lo más probable es que ya hayan oído en diversas ocasiones que hay que organizarse para tener buenos resultados, pero ¿cómo lo hago? y, lo más importante, ¿cómo lo hago si tengo muchas cosas por hacer y poco tiempo para hacerlas?”, señala Bonilla.

Por lo mismo, recomienda seguir diversos pasos, tales como realizar una lista de todas las actividades que el estudiante debe realizar, sin dejar ninguna fuera y, junto a ellas, ubicar la fecha en que se le debe dar cumplimiento. “Hay que procurar tener esto en un lugar visible, como una cartulina, un calendario con espacios grandes para cada día o lo que sea más práctico para quien lo realice”, esgrime la profesional.

También es importante sentarse a analizar cada actividad, cuánto tiempo se estima para llevar a cabo cada una de ellas y los materiales que se necesitarán. “Esto último es muy importante, porque no se puede empezar a estudiar lenguaje si no se tiene los apuntes, o empezar una maqueta si no se tiene algún material”, advierte.

Asimismo, se puede organizar en un calendario semanal cada actividad que se va a realizar cada día para poder alcanzar los objetivos- Así, si se estimaron tres días para estudiar lenguaje y la prueba es un jueves, se sugiere destinar lunes, martes y miércoles para estudiar la materia. “En este punto es muy importante que no se deje todo junto para última hora, dado que lo más sugerido para alcanzar buenos resultados es estudiar por intervalos de tiempo y generando pausas activas, ya que la concentración en un adulto no dura más que 45 minutos continuos, mientras que en un niño este tiempo disminuye a 20 ó 25 minutos”, sostiene Bonilla.

Además, la profesional indica que un cuadro como “La matriz de la gestión del tiempo” que plantea Eisenhower ayuda mucho para organizar los tiempos.

image.png

“Este cuadro, puede ayudar a organizar las actividades; dado que lo ideal es que se haga en una cartulina o papelógrafo, y se vaya completando con post it o directamente con lápiz”, indica la psicóloga especialista en educación. “Así, si se tiene algo importante que hacer y además es urgente: por ejemplo, una disertación para mañana; debería anotarse en el cuadro de ¡hazlo ya!mientras que si otra de las actividades es terminar una serie de Netflix, podría anotarse en eliminar o posponer”, agrega.

Buscar horarios, espacio y estrategias

Hay personas que se concentran mejor a primera hora de la mañana, otros en la tarde y otros en la noche, por lo que se sugiere buscar un tiempo en que la concentración sea mejor para comenzar a realizar una actividad.

“Esto mismo pasa con los espacios, dado que lo ideal es buscar un espacio libre de distractores para poder estudiar, a fin de evitar que la mente divague o se concentre en elemento menos importantes, ya que buscamos tener la mayor atención en ese momento, así como también se sugiere un espacio luminoso y que genere comodidad”.

Respecto a las estrategias, señala Bonilla, se pueden usar mapas conceptuales, subrayar o hacer resúmenes. “Lo importante es que se descubra lo que da resultado a cada quien”, esgrime.

Incorporar actividades recreativas

Según la psicóloga, este punto es muy importante, ya que “si solo se dedica el tiempo en los estudios, es probable que la mente se fatigue, la atención disminuya y la frustración aumente”. Por ello, es importante que además de las pausas activas, se pueda hacer alguna actividad física que haga sentir bien, o que se pase un tiempo con los amigos para generar una distracción, y luego retomar las actividades.

Finalmente, la psicóloga advierte que lo ideal es tener un estudio constante a lo largo del año a manera de generar hábitos. “Sin embargo, si se siguen estos consejos es posible que este fin de semestre se haga más llevadero para quienes lo enfrenten, y les deseo éxito a todos en este difícil proceso”, puntualiza.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí