Para los vecinos es difícil entender que la preocupación de las autoridades nacionales y regionales no sea la idónea cuando en esta comuna hay al menos unas 397 casas con evaluación de daños y más de mil 121 afectados hasta el pasado martes, según informe Alfa entregado al gobierno. Además del temor de las personas a las fuertes réplicas que se perciben, considerando que el 70 por ciento de las 100 primeras fue en este territorio.

“Fue muy espantoso, fue mucho más fuerte que el terremoto de 2015. Porque los daños que causó éste en nuestro hogar fueron en mayor magnitud”, indicó Magdalena Cortés, habitante de la Población 25 de octubre. Mientras que otro vecino del Sector el Curque, que fue golpeado por un trozo de su casa que se desmoronó la noche del sábado, espera que el gobierno se haga presente en la zona, “Las autoridades más importantes desconocen Andacollo, ellos llegan hasta Coquimbo y Andacollo no existe para ellos”.

Andacollo, es una ciudad que tiene una montaña que los distancia geográficamente de la conurbación de La Serena-Coquimbo, y parece que más que simbólico, eso se hace evidente en cada uno de los desastres naturales que pasan en la región. La atención de las autoridades nacionales y regionales se centra en las ciudades más grandes y las ayudas gubernamentales, también, señalan desde el municipio andacollino.

“Es hora que las autoridades regionales se pongan las pilas y nos ayuden. Están esperando que nuestro hogares de caigan para recién ayudar”, comentó indignada, Eugenia Cortés. Se suman las palabras de Eva Lemus que clama por ayuda, “Necesitamos ayuda, necesitamos que se preocupen un poquito más por Andacollo. Porque las cosas pasan y nadie se acuerda de nosotros”, reflexiona apenada esta andacollina.

Las réplicas no solo aumentan el temor de la comunidad a que sus hogares se caigan, sino que también está afectando a los habitantes por “la poca preocupación que ha tenido el gobierno a nivel central”, indican.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí