Con esta técnica de producción Paula Castillo Ibacache se ha posicionado a nivel regional y actualmente es proveedora de diversos restoranes.

Una de las principales características del sector Pan de Azúcar, Coquimbo, son los predios dedicados a la producción de hortalizas, en especial de lechugas. Y es precisamente ese tipo de cultivo el que ofrece Paula Castillo Ibacache, usuaria del Instituto de Desarrollo Agropecuario (INDAP).

Sin embargo, su emprendimiento tiene una clara diferenciación. Mientras los demás hortaliceros usan la tierra como el principal soporte de trabajo, Paula se dedica a la hidroponía, técnica de cultivo que usa disoluciones minerales en vez de suelo agrícola y que con el paso del tiempo le ha permitido destacar a nivel regional y con ello posicionarse como una proveedora durante todo el año de importantes restoranes ubicados en la Avenida del Mar. “Empezamos este trabajo con mi familia hace 10 años y la verdad es que todo el esfuerzo ha valido la pena”, manifiesta Paula.

La agricultora comenta que si bien actualmente su negocio es pujante, no olvida cuando debido a los estragos de la sequía tuvo que dejar momentáneamente este trabajo. “Fue una época difícil, allá por el 2012, porque apenas teníamos 45 minutos para regar, entonces decidimos dedicarnos a la compra y venta de verduras, en vez de producirlas”.

Posteriormente gracias a que las condiciones hídricas mejoraron retomó hace 5 años su labor como agricultora, mediante la producción de manera tradicional de lechugas, acelga, espinaca y zapallos italianos, para luego optar por dedicarse netamente a las lechugas hidropónicas, debido a que “es una manera de diferenciarnos de los demás productores, se ocupa menos espacio y vi que era una buena alternativa para ahorrar agua, ya que poseo un sistema que permite reutilizarla, por medio de su recirculación y eso ha sido muy beneficioso”.

Al principio Paula comenzó con 1.000 plantas y actualmente posee 4.600, un considerable incremento que le permitió ampliar sus clientes y con ello aumentar sus ingresos. Para lograr este objetivo lo hizo con recursos propios y también con financiamiento de INDAP, servicio dependiente del Ministerio de Agricultura.

Comenta que si bien ha incursionado con el ciboulette y albahaca, prefiere enfocarse mayoritariamente en las lechugas porque tiene mayor demanda y se mantiene en el tiempo, “a diferencia de los otros cultivos que son temporales”.

Respecto a lo que significa para su emprendimiento recibir el apoyo de INDAP, la productora comenta que “la institución para mí y mi familia ha sido una luz por medio del camino, ya que hemos podido ampliarnos y hemos podido sostenernos en momentos críticos. Por eso ha sido un ayuda importante, no solo por los recursos que nos han entregado, sino que también por la asesoría técnica que recibo mediante el PRODESAL (programa que ejecuta INDAP, en este caso, en convenio con la Municipalidad de Coquimbo)”.

Sobre el trabajo que realiza INDAP para potenciar este tipo de emprendimientos, el Jefe de la Agencia de Área La Serena de INDAP, Constantino Vega, detalla que “recientemente le financiamos un proyecto que le permitió ampliar sus plantas, también bajo el sistema hidropónico, mediante nuestro Programa de Desarrollo de Inversiones (PDI). Este tipo de inversiones son muy beneficiosas para los emprendimientos, porque en su caso puede reciclar el agua, lo que es de gran ayuda en tiempos de escasez hídrica”.

Por su parte, el Seremi de Agricultura, Rodrigo Órdenes, destaca que “el trabajo de Paula es un ejemplo, porque vemos que ella buscó soluciones concretar para ahorrar agua y así enfrentar la sequía. Para el Gobierno del Presidente Sebastián Piñera es importante apoyar a emprendedoras como ella, y tal como nos lo ha mandatado nuestra Intendenta Lucía Pinto seguiremos en terreno, aportando con recursos y asesorías técnicas para que la Agricultura Familiar Campesina de la región se siga desarrollando”.

Junto a su veta agrícola, Paula recientemente dio un gran paso, esta vez como dirigenta. Hace 4 meses que es representante del programa PRODESAL de la comuna de Coquimbo, instancia nueva para ella pero que ha sigo gratificante: “Ha sido un proceso hermoso, me ha permitido conocer más personas, participar de reuniones técnicas y manifestar a las autoridades las necesidades reales que tenemos en el sector rural”.

A lo anterior, Paula también destaca por ser rostro de la campaña que el Ministerio de Agricultura e INDAP realizaron en el marco del Día Internacional de las Mujeres Rurales celebrado cada 15 de octubre y que permite destacar el esfuerzo y dedicación que día a día ellas realizan en el mundo agrícola.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí