InicioTendencias¿Sabías que existe un tipo de tuberculosis intestinal?

¿Sabías que existe un tipo de tuberculosis intestinal?

En Chile la cantidad anual de casos nuevos de tuberculosis es baja, sin embargo, las regiones del extremo norte del país muestran tasas que duplican el promedio nacional. La tuberculosis sigue siendo una enfermedad predominantemente pulmonar, el compromiso intestinal es infrecuente, representando menos del 5% de los casos. Aunque la tuberculosis intestinal es una forma no contagiosa de la enfermedad, un diagnóstico tardío puede tener consecuencias nefastas para el paciente, por lo que el manejo oportuno es fundamental.

Si bien hace 20 años la tuberculosis fue considerada una de las amenazas más significativas en salud pública en países en desarrollo, en la actualidad ha tenido a ser más olvidada. Según estadísticas entregadas por el Programa Nacional de Control y Eliminación de la Tuberculosis (PROCET), en Chile existe una baja incidencia de nuevos casos de tuberculosis, publicando en 2017; 13.2 por cada 100.000 habitantes, tasa muy similar a la de los últimos 10 años. Esto se traduce en que el número total de casos nuevos notificados en Chile fue de 2399, lo cual si bien no ha aumentado significativamente respecto a años anteriores tampoco se ha logrado seguir reduciendo en forma relevante

El reporte también mostró una mayor concentración de dichos casos en las Regiones I y XV, con 40 y 26.7 por 100.000 habitantes respectivamente el año 2016, donde influye la concentración de grupos de mayor riesgo como son indígenas y migrantes. A nivel nacional, un 12.5% de todos los casos nuevos notificados ocurrieron en migrantes, pero en las regiones de mayor tasa de incidencia de tuberculosis, la proporción sube a 21.7% (Región I, Tarapacá) y 29.2% (Región XV, Arica y Parinacota).

Según la Dra. María Elvira Balcells, Profesor Asociado del Departamento de Enfermedades Infecciosas del Adulto, Escuela de Medicina de la Pontificia Universidad Católica de Chile, “Este porcentaje es aún bajo, ya que en la mayoría de los países de baja incidencia de tuberculosis, a medida que van bajando las tasas globales de esta enfermedad, los casos nuevos se concentran principalmente en los grupos de riesgo”. Por ejemplo, el año 2017 en Reino Unido más del 70% de los casos nuevos de tuberculosis notificados fueron en migrantes, en Francia más del 55% y en Suecia casi el 90%.

En Chile, se estima que del total de casos de tuberculosis, solo un 20% corresponden a tuberculosis extrapulmonares, y de estas, las más frecuentes son las ganglionares.

En opinión de la Dra. Balcells, la tuberculosos intestinal es difícil de diagnosticar, ya que da síntomas poco específicos. En la mayoría de los casos requiere de biopsia para confirmarse y en ésta se pueden efectivamente hacer estudios microbiológicos clásicos y más nuevos de amplificación genética para mejorar la sensibilidad de la técnica diagnóstica. “Igualmente, siempre antes de dar inmunosupresores a un paciente, se debe buscar la presencia de una infección tuberculosa latente u oculta, ya que la gran mayoría de estos fármacos aumenta marcadamente el riesgo de reactivación de esta infección”, concluyó.

Por su parte, el Dr. Roberto Candia, Profesor Asistente del Departamento de Gastroenterología de la Facultad de Medicina de la Pontificia Universidad Católica de Chile, asegura que la tuberculosis intestinal es una condición muy infrecuente en nuestro país. “El órgano más afectado sigue siendo el pulmón, cuya manifestación habitual es una neumonia de los segmentos apicales, con síntomas típicos como tos, expectoración purulenta y fiebre, pero de larga evolución (incluso semanas). En cambio, la tuberculosis de compromiso intestinal es una condición de baja incidencia y sus síntomas son inespecíficos, entre ellos: diarrea crónica, dolor abdominal, menos frecuente fiebre, lo que dificulta su diagnóstico, confundiéndose muchas veces con enfermedad de Crohn. Para diagnosticar una tuberculosis intestinal el índice de sospecha debe ser alto”.

Un aspecto relevante para el especialista es el riesgo de reactivación de una tuberculosis latente en pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal sometidos a terapia biológica (con Infliximab o Adalimumab). En nuestro país estos medicamentos son de uso cada vez más frecuente, especialmente por el financiamiento proporcionado a través de la ley Ricarte Soto. La búsqueda de tuberculosis latente debe ser activa antes del inicio de estos medicamentos.

Las novedades sobre la tuberculosis intestinal será uno de muchos temas que abordará el 39º Curso de Avances en Gastroenterología, a realizarse en Santiago entre los días 11 y 13 de junio, organizado por la Sociedad Chilena de Gastroenterología (SCHGE).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment - Aguas del Valle

Lo último

Comentarios