InicioTendenciasNutrición y alimentación en Chile, políticas y estrategias.

Nutrición y alimentación en Chile, políticas y estrategias.

Se entiende que el envejecimiento aumenta el riesgo de padecer enfermedades crónicas, aceptando también que la dieta tiene efectos sobre la salud disminuyendo la probabilidad de padecerlas. Sin embargo, el cuidado de nuestra salud parte desde la gestación y debe ser mantenida a lo largo de los años.

Situación nutricional en Chile

De acuerdo con el mapa nutricional disponible Junaeb 2020, se declara un aumento sin precedentes de la obesidad, especialmente la obesidad severa”. Esto es extraordinariamente grave, considerando lo que esto significa; 12% de los niños de prekínder, un 11% de kínder y un 10% en primero básico tienen un exceso de peso mayor a tres desviaciones estándar del peso que corresponde para su edad, la mayor parte con prediabetes o diabetes 2, hipertensión arterial, hiperlipidemia e hiperglicemia, lo que significa un grave riesgo para su salud presente y futura. Esta realidad hace de la obesidad el problema de salud pública más importante en la actualidad por lo que constituye una responsabilidad ineludible del Estado.

¿Qué hace el país en materia de alimentación y nutrición? 

Según lo plasmado anteriormente y a que esta enfermedad se asocia a las principales causas de morbilidad, mortalidad y discapacidad precoz, es que en Chile las políticas en alimentación y nutrición están enfocadas a la promoción de la alimentación saludable en el contexto de una vida sana, y a la prevención de la obesidad y otras enfermedades no transmisibles vinculadas con la alimentación, contribuyendo con estas a modificar los entornos que rodean a las personas y que afectan en la toma de decisiones, sean estas; mejorar la oferta y disponibilidad de alimentos saludables, aumentar la información respecto de los alimentos mediante un etiquetado nutricional claro y fácil de comprender, el uso regulado de mensajes nutricionales y el control de la publicidad asociada a los alimentos especialmente aquella dirigida a la población infantil. Así también este enfoque considera políticas individuales tales como la educación en salud y nutrición, la consejería en alimentación y programas dirigidos a tratar a las personas con obesidad y sobrepeso.

Entre las políticas y estrategias más destacadas, se encuentran:

·Leyes, normas y regulaciones: tales como la Ley 20.606 sobre la Composición nutricional de los alimentos y su publicidad.

·Acuerdos voluntarios de reducción de nutrientes críticos.

·Programas de vigilancia y fiscalización de alimentos.

·Programas de intervención en obesidad.

·Programa Nacional de Alimentación complementaria: PNAC y PACAM.

·Planes de Promoción de Salud.

·Guías Alimentarias para la Población.

·Campañas de medios masivos.

Responsabilidades personales 

Sin embargo, a pesar de todo lo anteriormente mencionado, indiscutiblemente la mayor y más eficaz estrategia disponible es generar una responsabilidad propia, interiorizarnos en las consecuencias a corto y largo plazo de nuestra alimentación, acudiendo a los profesionales de la salud competentes en la materia; nutricionistas, médicos, enfermeras, etc. Para recibir la ayuda, acompañamiento y consejería necesaria.

Estrategias a corto plazo

Comenzar a llevar una vida saludable consta de una serie de cambios que serán realizados de manera paulatina, entendiendo los tiempos que cada uno de ellos necesita y el ritmo de vida que la población tiene. Sin embargo, partir con pequeñas modificaciones será el inicio de esta nueva aventura;

  • Muévete más, elige caminar a los lugares a los que asistes con frecuencia y se encuentran relativamente cercanos (una plaza, el supermercado, lugares de reunión social, etc), baja unas cuadras antes del transporte y asiste caminando a tu destino. Inscríbete en algún taller que te llame la atención, ¡Es tu momento!, zumba, baile entretenido, karate, cualquier actividad que demande movimiento tu cuerpo te lo agradecerá.
  • Toma más agua; lleva contigo siempre una botella, no importa si sales a pasear con ella, en algún momento necesitarás y sabrás que la llevas contigo, agrégale algún sabor que te guste (cáscaras de naranja, limón, hierbas aromáticas), así aumentarán tus deseos de beberla.
  • Aumenta el consumo de frutas y verduras; la alimentación no debe de ser aburrida, interésate en la cocina, haz esa receta que viste, incluye estos alimentos en cualquier tiempo de alimentación.
  • Prefiere agregados saludables para tu pan; ¿qué tal una pasta de huevo/pollo, aceitunas, quesillo, o un rico sándwich lechuga-tomate-palta?

No suena tan complicado ¿Verdad? Elige cuidarte, tu salud y tú están primero.

Interna de nutrición y dietética UCN, María Carvajal Ponce.

Bibliografía:   Mapa Nutricional 2020, JUNAEB [Internet]. 2020. Disponible en: https://www.junaeb.cl/wp-content/uploads/2021/03/MapaNutricional2020_.pdf

Informe Mapa Nutricional 2020, JUNAEB. 2020. Política Nacional de Alimentación y Nutrición [Internet]. Biblioteca Ministerio de Salud. 2018. Disponible en: http://www.bibliotecaminsal.cl/politica-nacional-de-alimentacion-y-nutricion/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment - Aguas del Valle Reporte de casos Covid

Lo último

Comentarios