Inicio Cultura Tinai, el niño de "la piedra del buitre" en Las Compañías

Tinai, el niño de “la piedra del buitre” en Las Compañías

Historia poco conocida es la que sucedió en Las Compañías, en tiempos prehispánicos, en que la cordillera de la costa florecía en esplendor.

Abundantes pastos, florecidos arbustos, aves y animales crecían por doquier, debido a las nevazones eternas en la cordillera de Los Andes, custodiada por el “gran Yastay”: guanaco blanco, inmune a las balas; rey y custodio de la manada. Águilas gigantes, pumas, cóndores, zorros culpeos, chingues, cururos, liebres, vizcachas, chinchillas, loros tricahues, perdices, codornices, entre otros, convivían libremente. Hasta hoy es corriente ver manadas de guanacos pastando libres en las llanuras del río “Los Choros”.

Tinai, niño sumiso y obediente pertenecía a una tribu prehispánica llamada, los “Changos”, hijos de la niebla o “Camanchacos”, pueblo de pescadores-recolectores asentados en la desembocadura de los ríos y al abrigo de ensenadas, como “Punta de Teatinos”, que, en su promontorio, les brindaba abrigo y protección.

Eran intrépidos marinos y expertos constructores de balsas, con cuero de lobos marinos vaciados e inflados.

“Los Changos”, podían permanecer largas semanas, pescando o mariscando, para su sustento. Mantenían la sana costumbre de respetar y obedecer al más anciano y sabio de la tribu, en este caso el rey “Carruncho”, de Cobija, en quien confiaban ciegamente.

Las mujeres tejían redes, confeccionaban utensilios y anzuelos hechos de hueso; además, de mantener el fuego en la choza, confeccionada en pieles —casi siempre de guanacos— obtenidas de la caza terrestre.

Su vida era nómada por lo que cambiaban fácilmente de lugar. Creían en el más allá y enterraban a sus muertos con sus pertenencias. Por lo que el pequeño Tinai estaba destinado a ser sepultado junto a su amigo guanaco, criado desde recién parido, y traído por sus padres en sus cacerías en Punta de Choros, según lo muestran los actuales enterratorios del Olivar, en Compañía Baja.

Niño y animal conformaban una dupla inseparable jugando libremente por playas, campos y ensenadas, otrora paraísos. Pero Tinai, un día, descuidado, se alejó demasiado de su tribu, siendo presa de las aves de rapiña, que le arrebataron su preciado animal. Pero Dios —que todo lo observa— se enterneció ante las lágrimas del niño ordenando al buitre, soltar su trofeo. Al negarse y desobedecer este en castigo le convirtió rápidamente en roca, para siempre.

Por ello, si caminas hacia el Noroeste de la Compañía Baja, por el camino antiguo de “Los Españoles”, junto a la desembocadura de la “Quebrada del Jardín”, allí donde el camino empalma con la ruta 5 Norte, a la salida de La Serena, encontrarás una ave petrificada en una gran roca, con un pequeño animal entre sus garras, que los lugareños llaman la ¡Piedra del Buitre!: ave que tuvo la osadía de desafiar a Dios, recibiendo ejemplar castigo, contribuyendo a acrecentar el corpus legendario del pueblo.

Sergio Godoy Galleguillos
Soc. Charles Lambert
La Serena.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment - Aguas del Valle

Lo último

Emprendedor de Illapel logró inaugurar restorán de sushi en plena pandemia

Terraza Choapa, apoyada por el Centro de Negocios de Illapel, es la pyme de Joel Pérez quien emprendió esta aventura para ofrecer este nuevo punto de encuentro respetando todos los protocolos sanitarios.

Adultos mayores y carrera de Nutrición y Dietética UCN generan recetario saludable

La publicación recoge en formato digital preparaciones recopiladas durante el espacio de conversación “Lo que el viento no se llevó, seguimos conectados”.

16 casos nuevos de Covid se informan en la región

Red Asistencial registra 40 pacientes hospitalizados por la enfermedad.

Cáncer de mama: Cómo detectarlo y salvar tu vida con tus propias manos

Aprende a realizarte el autoexamen y revisa las recomendaciones de los especialistas del Hospital de La Serena en el año del Coronavirus.

Comentarios