El pasado 22 de marzo se celebró el Día Mundial del Agua, hito que tiene por objetivo sensibilizar acerca de la crisis mundial de este recurso, y la necesidad de buscar medidas para abordar el Objetivo de Desarrollo Sostenible No 6: Agua y saneamiento para todos antes de 2030, según las Naciones Unidas.

El informe de Fundación Amulén “Sequía en Chile: la brecha más profunda” revela que, dentro de las cuencas analizadas, las regiones que presentan la mayor cantidad de comunas con una alta brecha hídrica son las de Arica y Parinacota, Atacama, Coquimbo y Valparaíso. En estas regiones, son 26 las comunas más afectadas, principalmente en Coquimbo y Valparaíso.

En ese marco, el programa de educación ambiental Un Alto en el Desierto, proyecto ganador del programa Fondo Común 2019 de Fundación Lepe, busca concientizar sobre el cuidado del agua, en especial en escuelas rurales de la región de Coquimbo, que presentan carencia de agua potable y vulnerabilidad mayor al 80%.

“En estos tiempos de crisis hídrica y la emergencia sanitaria actual hemos podido palpar el incalculable valor que el agua tiene para la vida en nuestro planeta. A través de los proyectos que desarrollamos generamos herramientas esenciales para el mundo de hoy, basadas en el cariño, el respeto y la colaboración. Y le hemos dado visibilidad al agua que estaba escondida y que podemos volver a usar.” Natalia Rebolledo Directora Ejecutiva Fundación Un Alto en el Desierto.

Fundación Un Alto en el Desierto lleva 14 años generando estrategias para que personas y comunidades puedan adaptarse de manera concreta y más rápida al cambio climático. Para esto, han desarrollado un amplio programa de educación ambiental, en el cual los niños y niñas son los verdaderos protagonistas conformando la primera red de cosechadores y reutilizadores de agua de Chile para enfrentar la sequía y la desertificación.

Hoy, la red está compuesta por 30 escuelas rurales, la cual ha recuperado 2 millones litros de agua para crear espacios verdes de uso común, e instalado sistemas de acumulación de aguas lluvia, niebla, rocío y reutilización de aguas grises fabricados por los jóvenes del Liceo Politécnico de Ovalle y operados por ellos mismos, quienes además se encargan de difundir, medir y monitorear científicamente el proceso.

Para mayor información ingresa a https://fundacionlepe.cl/programa/fondo-comun/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí