Por norma general, se tiene la creencia de que el descanso perfecto es el equivalente a 8 horas de sueño en la edad adulta.

En parte, podría decirse que así es, tomándolo, por supuesto, como un valor aproximado. Tengamos en cuenta, además, que el día tiene 24 horas, de las cuales, según los estándares, ocho de ellas irían destinadas a la jornada laboral (sea esta intensiva o partida) y las ocho horas restantes tras el trabajo y el sueño deberían ir destinadas a la alimentación, el aseo, el ocio, practicar deporte, los desplazamientos, las relaciones sociales, la conciliación familiar y demás añadidos que cada cual precise para ser feliz. Es, por tanto, muy frecuente que las personas traten de dormir menos horas para tener tiempo de todo, o bien que a pesar de desear un descanso de tal duración, no sean capaces de conseguirlo.

Según la NSF (National Sleep Foundation), desde las 14-17 horas que un bebé necesita para su correcto desarrollo, hasta las 7-8 correspondientes a la tercera edad, los seres humanos podemos regirnos por un baremo relativamente flexible en el que se indica que el descanso perfecto incluye entre 7 y 9 horas de sueño, no menos de 6 ni más de 10 horas al día. Sin embargo, un estudio de investigación de la Universidad de South Australia indica que es cada persona quien define sus necesidades individuales de descanso en función de su genética y sus ciclos de actividad. Hay quien no puede vivir sin siesta y por la noche descansa menos horas, hay quien debe acostarse en cuanto anochece y quien está más inspirado al final del día para procesos creativos (o incluso se siente más capaz de hacer ejercicio físico).

De cualquier manera, pasar 8 horas en la cama no garantiza el descanso, ya que depende de diversos factores (principalmente de la calidad del sueño). Para un sueño reparador, es muy importante la alimentación (evitando cafeina y alcohol justo antes de dormir), la luz (el sueño será mucho más reparador por la noche que por el día), la temperatura de la zona de descanso, si se tienen sueños ligeros o intensos, si es una cama confortable y otros factores físicos. También es recomendable que la actividad física (por ejemplo el deporte) sea interrumpidos al menos una hora antes de acostarse, y sobre todo que haya una rutina real de sueño, en la que la hora de irse a la cama y de levantarse sea la misma a diario, inclusive los fines de semana. Hay quienes piensan que recuperar las horas perdidas de sueño entre semana los sábados y domingos es una solución factible, pero según estudios, estas horas no se recuperan de manera efectiva en ningún momento, ya que el sueño consta de diferentes fases, cada una de una duración más o menos determinada, y si este ciclo no se completa, la eficacia del descanso no es la misma.

Entonces, si las horas de sueño necesarias son tan relativas, ¿cómo detectar que tenemos carencia de descanso? Si al acostarse pasan más de 10 minutos hasta que se logra conciliar el sueño y al despertarse, se vuelve a dormir accidentalmente a los pocos minutos, no se está descansando correctamente, lo que puede derivar en estrés, somnolencia, dolores musculares e incluso depresión. Un sueño irregular o insuficiente puede derivar en trastornos del sueño tales como la parálisis del sueño o la narcolepsia, y estas evolucionar a problemas más severos, incluida, en algunos casos, la esquizofrenia.

Algunas recomendaciones extra para que el descanso sea efectivo son acostumbrarse a no usar despertador (debe intentarse durante las vacaciones) para despertarse de manera natural siempre a la misma hora, tratar de tener el mismo ciclo entre semana y durante el fin de semana o utilizar la cama sólo para dormir y para tener relaciones sexuales (es decir, no como despacho o para ver televisión) ya que el cuerpo y la mente deben asociar este mueble con el descanso del cuerpo. Lo mismo sucede con la luz del sol: si tratamos de recibir la máxima posible en estado de vigilia, al vernos privados de ella el cuerpo comprenderá que es hora de dormir y estará más predispuesto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí