El Ministerio de Vivienda y Urbanismo realizó una intervención en la región que abarcó tres ámbitos: un plan maestro para la restauración de la habitabilidad, obras de mitigación y la recuperación de inmuebles patrimoniales.

Más de 7 mil 700 soluciones habitacionales ha ejecutado el Ministerio de Vivienda Y Urbanismo, tras cumplirse cuatro años del terremoto y tsunami que afectó el 2015 a 14 comunas de la región de Coquimbo, y que cobró la vida de 15 personas y un daño de casi ocho mil viviendas.

El terremoto y tsunami de la fecha dejó en evidencia muchos riesgos por derrumbe en comunas del interior y la necesidad de contar con más vías de evacuación en el sector costero. Por lo tanto, además del plan de reconstrucción, se preparó un conjunto de proyectos con el objetivo de otorgar mayor seguridad y —de este modo — mitigar la exposición a riesgos, a través de la construcción de muros de contención en espacios públicos y entre viviendas, la recuperación de espacios públicos del borde costero dañados por el tsunami y la habilitación de vías de evacuación en zona costera.

Sobre el avance de este proceso, el Ministro de Vivienda y Urbanismo, Cristián Monckeberg, destacó la labor realizada para otorgar las mejores soluciones posibles a cada una de las familias damnificadas, relevando los protocolos de acción que existen a nivel de Estado: “hemos ido evolucionado en lo que se refiere a protocolos de acción a la hora de enfrentar desastres naturales, tanto en su proceso de emergencia como en lo que viene después que es la reconstrucción misma. La etapa del catastro de viviendas es clave, para determinar los daños y los tipos de ayuda y en eso hemos avanzado ahora con sistemas digitales que facilitan el proceso. En Coquimbo el 2015 se vivió un fuerte terremoto y ahora a cuatro años de la catástrofe estamos prácticamente cerrando el proceso de reconstrucción que incluyó a cerca de 8 mil viviendas”, comentó el jefe de la cartera Minvu.

Por su parte, la Encargada Nacional de Reducción de Riesgo de Desastres y Reconstrucción, Bernardita Paúl, abordó la necesidad de invertir de manera urbana en planes de mitigación para estar preparados para futuros eventos como los vividos: “Un terremoto, un tsunami o un incendio ya no es nuevo para nuestro país, por eso hemos avanzado y ya no generamos sólo planes de reconstrucción, sino que a lo largo del país y no sólo en Coquimbo estamos generando obras urbanas para reponer, conservar y crear nueva infraestructura, destinada a mitigar riesgos. Además, en la región lanzamos el plan familia preparada que contribuye desde la educación a la población a enfrentar situaciones como las que ha vivido la región”, destacó.

Respecto a los plazos de este proceso, desde el MINVU se informó que existe un 98% de obras finalizadas, mientras que el 2% restante está en ejecución o próximo a iniciar obras puesto que los casos más complejos se refieren —principalmente — a los sectores rurales de la región y viviendas patrimoniales. “La finalización de este proceso está proyectada para fin de año o a más tardar a principios de 2020 debido a que existen trámites que dependen del consejo nacional de monumentos en lo que respecta a viviendas patrimoniales e informes de riesgo que nos entrega el Sernageomin para poder avanzar en los proyectos de viviendas sin que estos constituyan un riesgo para los habitantes”, agregó Paúl.

Desde la Región de Coquimbo, el seremi Hernán Pizarro destacó que “el compromiso del Gobierno junto a nuestra Intendenta Lucia Pinto es terminar el proceso al 100% a más tardar a principios del próximo año. Actualmente existe un 98% de avance y tuvimos que resolver varias dificultades con las que nos encontramos cuando asumimos como Gobierno”.

En materia de viviendas, la cartera ministerial invirtió M$ 65.358.785 y en materia urbana M$ 4.876.387 y M$ 198.400 en lo que consigna a instrumentos de planificación territorial.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí