La incorporación de orientadores bilingües ha permitido que los migrantes puedan comprender mejor los tratamientos, asisten a los controles e inclusos participan en terapias psicológicas que les permiten abordar las problemáticas de una manera más integral

En la Jornada de “Actualización, Prevención de Transmisión Vertical de VIH, Sífilis, Chagas y VHB año2019”, el Hospital San Pablo de Coquimbo expuso sobre el rol del facilitador intercultural en la atención hacia los pacientes migrantes.

La presentación fue realizada por el funcionario haitiano Francklin Jean Baptiste, quien explicó como las estrategias de integración sociocultural pueden tener un impacto positivo en el ámbito sanitario.

En la instancia, que fue organizada por la Seremiade Salud y el Servicio de Salud Coquimbo, profesionales de diferentes áreas trabajaron en la actualización de los aspectos claves para la mejora de detección, diagnóstico, manejo, tratamiento y seguimiento del binomio madre-hijo.

Jean Baptisteles explicó a los profesionales de la salud cómo la generación de vínculos comunicacionales entre personas migrantes y los equipos clínicos, hafavorecido en la calidad de la atención. Impactando positivamente en el tratamiento y control de los mismos pacientes.

“Fue una muy buena jornada, nos permitió explicar a los asistentes la importancia de tener un nexo entre el paciente haitiano y los funcionarios clínicos, ya que de esa manera comprenden mejor los tratamientos, asisten a los controles e inclusos participan en terapias psicológicas que les permiten abordar las problemáticas de una manera más integral”, señaló.

El trabajo que han realizado losdos facilitadores socioculturales forma parte de la estrategia de orientadores de usuarios (actualmente el hospital cuenta con un equipo de 10 profesionales), que busca simplificar el acceso a la información de los procesos de atención para los pacientes del hospital San Pablo, así lo explicó Miguel Barraza Gonzalez, coordinador de los orientadores.

“Los facilitadores interculturales, quienes hablan 4 idiomas, han sido un gran aporte en cuanto a acercar y facilitar los procesos de atención a pacientes migrantes, que presentan dificultades en su atención producto de la barrera idiomática. Es por ello, que la implementación de esta iniciativa permite atender a nuestros pacientes extranjerosde manera integral y con un enfoque de derechos, poniendo énfasis en su bienestar biopsicosocial”, señaló Barraza.

Esta visión es compartida por la enfermera encargada de la Unidad de Infectología del hospital, Lilian Valenzuela, quien comenta que rol del facilitador intercultural ha sido clave para el equipo de salud al momento de tomar algunas decisiones y comentársela a los pacientes.

“El facilitador no es sólo un traductor, sino que también nos ha ayudado a entregarles contención y educar a los pacientes sobre el proceso del VIH, porque muchos de ellos creen que el VIH no tiene tratamiento. Incluso, nos ha ayudado rescatar pacientes que habían abandonado sus terapias”, señaló

Para el hospital de Coquimbo, mejorar la atención a los usuarios es uno de los principales ejes. Por ello, desde el mes de marzo se incrementó el número de orientadores destinados a facilitar el acceso a la información y a los procesos cotidianos a los que los pacientes del recinto hospitalario, deben enfrentarse día a día.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí