Seremi de Salud entregó herramientas para que la población pueda minimizar los riesgos a los cuales se ven expuestos.

Dirigentes sociales de Andacollo participaron activamente en la jornada de capacitación sobre los alcances del programa de vigilancia y control PECA (Población Expuesta a Contaminantes Ambientales).

La Seremi de Salud en conjunto con la Seremi de Medio Ambiente de la región presentaron los antecedentes de la iniciativa que se desarrolla en la comuna, y entregaron herramientas con el propósito de reducir el riesgo para la salud de quienes están expuestos a diversos contaminantes.

“Desde el año pasado tenemos este programa, con el cual nos acercamos a la comunidad, conocemos sus inquietudes y damos respuestas concretas. Existía un anhelo por parte de los dirigentes de tener cursos de capacitación y en esta escuela de gestores sociales estamos cumpliendo para que ellos puedan replicar lo aprendido con sus propias organizaciones”, comentó el Seremi de Salud, Alejandro García.

Algunos temas que se profundizaron en la jornada fueron sobre calidad del aire, monitoreo, repercusiones en la salud de las personas, controles que se deben hacer y cómo se puede mejorar los factores protectores y disminuir los de riesgo en la población, lo que fue valorado por los dirigentes que se dieron cita en la Casa del Encuentro Ciudadano.“Muchas personas de Andacollo no saben como operan los cámaras de monitoreo. Por eso es interesante el curso, porque uno consulta, pregunta y todas las respuestas son positivas”, destacó Graciela Arancibia, Presidenta del Consejo Consultivo del Hospital local y presidenta de la Unión Comunal de Centros de Madres de la comuna.

Para José Miguel Calderón, de la Junta de Vecinos Nº 4 de El Curque e integrante del Consejo Consultivo de Salud, la instancia permite “aprender muchísimo sobre temas de contaminación ambiental. Ha sido un curso muy completo, con hartas horas de trabajo y nos respondieron las dudas que teníamos”.

El programa PECA trabaja en 4 componentes. En primer lugar, está la fiscalización y reducción de la contaminación ambiental a través del control del riesgo; en segundo lugar, la vigilancia epidemiológica ambiental, a través de la vigilancia de enfermedades no transmisibles y la detección oportuna de casos. En tercer lugar, la atención clínica de salud ambiental, que integra a las clínicas de salud de la red para la detección, tratamiento y control de los efectos clínicos; y por último, la educación sanitaria, mediante charlas para darle a la comunidad afectada las capacidades y herramientas necesarias para minimizar los riesgos ambientales a los cuales se ven expuestos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí