En la celebración de estas 3 décadas del experimento terrestre, el de mayor duración en Chile, se anunció la adjudicación de un fondo de investigación colaborativa del Centro David Rockefeller para Estudios Latinoamericanos (DRCLAS), cuyo objetivo es estudiar los patrones de crecimiento, floración y fructificación de la vegetación del matorral de Fray Jorge.

30 años cumple la investigación ecológica de largo plazo que se realiza en el Parque Nacional Bosque Fray Jorge, un estudio que se inició en 1989 gracias al trabajo colaborativo del Dr. Julio Gutiérrez y el Dr. Luis Contreras, de la Universidad de La Serena, y del Dr. Fabián Jaksic y el Dr. Peter Meserve, y que en estas 3 décadas ha permitido comprender los factores climáticos y ecológicos del matorral semiárido, un ecosistema diverso y caracterizado por un alto endemismo de especies.

Durante la ceremonia de conmemoración que se llevó a cabo en el Centro de Interpretación Ambiental del Parque y que reunió a investigadores, académicos, estudiantes de postgrado, pobladores del sector y representantes de la ULS, CONAF, Instituto de Ecología y Biodiversidad (IEB), CEAZA, entre otras instituciones, se destacó la importante labor científica que se ha realizado en el último pulmón verde del norte de Chile.

El investigador de la Universidad de Idaho e investigador principal del estudio ecológico de largo plazo de Fray Jorge, Dr. Peter Merserve, junto con agradecer la confianza depositada en él y en los investigadores de la Universidad de La Serena que lo acompañaron en esta aventura, expresó: “nunca pensé que pasarían 30 años estudiando este lugar. En 1978 junto a un equipo de trabajo hicimos una propuesta a la National Science Foundation y la aprobaron, y ahora cumplir 30 años de estudio, nunca me imaginé que podíamos llegar, y si algo aprendí, fue el valor de la colaboración”.

Por su parte, el Rector de la Universidad de La Serena, Dr. Nibaldo Avilés, destacó el origen de esta investigación que “se remonta a la década de 1980 y al rol protagónico de quienes la desarrollaron. Me refiero específicamente a dos académicos, Dr. Julio Gutiérrez y Dr. Luis Contreras, quienes apostaron y se asociaron con otros académicos nacionales y de talla mundial para ejecutar el proyecto a largo plazo. Hoy podemos celebrar que esa idea ha triunfado y que se ha materializado con creces en el sitio experimental Fray Jorge”.

Sobre los aportes del estudio, el presidente del Instituto de Ecología y Biodiversidad, Dr. Ricardo Rozzi, fue enfático en declarar que existen tres dimensiones que son de gran relevancia, ya que establecen una relación de diferentes ámbitos, entre ellos: la temporal, a través del estudio de fenómenos naturales como El Niño y La Niña; la variación del espacio natural, con la presencia de árboles que nacen sólo en la zona austral de Chile, como es el caso del canelo; y la interacción entre diferentes actores que reúne este estudio, ya que participan instituciones que están conscientes de la importancia de estas investigaciones.

En relación al área de estudio de ecología vegetal, el Dr. Julio Gutiérrez (ULS, CEAZA e IEB), señaló que las principales variables que se han estudiado están referidas al “monitoreo mensual de la abundancia de roedores, de la vegetación herbácea, arbustiva, banco de semillas, presencia de zorros, rapaces, aves y microorganismos, junto con variables climáticas, tales como precipitaciones y temperatura. Durante estos 30 años ha habido una mayor fragmentación del bosque”.

Estudios futuros

Tal como lo indicaron los investigadores involucrados, se espera seguir desarrollando investigaciones en torno al sin fin de posibilidades que entrega el Parque Bosque Fray Jorge.

En este sentido, la investigadora y académica de la ULS, Dra. Alejandra Troncoso, del Instituto Multidisciplinario de Ciencia y Tecnología, comentó que en junio del presente año se adjudicaron un fondo de colaboración del Centro David Rockefeller para Estudios Latinoamericanos, que es parte de un convenio de cooperación entre la Universidad de Harvard (Dr. Charles Davis) y la Universidad Adolfo Ibáñez (Dr. Karin Maldonado).

“Fuimos invitados a participar debido al interés que tienen las instituciones acerca del cambio climático. Este fondo de colaboración busca extender nuestro conocimiento y documentar de qué manera los climas extremos pueden llegar a modelar la fenología de las plantas, es decir, desde el crecimiento hasta la muerte de ésta en un período determinado de un año”, explicó.

Este fondo permitirá desarrollar nuevas líneas de investigación, que sin duda fortalecerán las ya existentes, en que se abordará una de las mayores preocupaciones medioambientales de la actualidad, el efecto del cambio climático sobre la biodiversidad y los servicios ecosistémicos que provee, tal como la polinización.

Convenio de colaboración ULS y CONAF

Durante la ceremonia de conmemoración de los 30 años del estudio de larga data, se firmó un convenio de cooperación entre la Universidad de La Serena y la CONAF, que tiene como objetivo lograr una gestión coordinada entre ambas entidades, implementando acciones tendientes a desarrollar en forma conjunta proyectos de carácter académico, científico y cultural para beneficio de ambas instituciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí