El proyecto estará ubicado en las cercanías de parques eólicos de la comuna de Ovalle, permitiendo que el Sistema Eléctrico Nacional garantice el suministro.

Un importante proyecto de inversión energética fue aprobado para la Región de Coquimbo. Se trata de la Central de Respaldo Cala Morritos, la que fue sometida a votación en la Comisión de Evaluación Ambiental y recibió luz verde a su declaración ambiental.

La central eléctrica tendrá una capacidad de generación de 200 MW y 93 millones de dólares de inversión. Está compuesta por grupos electrógenos a diésel que se ubicará sobre una superficie de 4 hectáreas en las inmediaciones del kilómetro 320 de la ruta 5, en la comuna de Ovalle, en las cercanías de parques eólicos. De ahí su importancia estratégica, pues dada la intermitencia de estos proyectos, en un tramo de 84 kilómetros, permitirá mantener la estabilidad del Sistema.

El proyecto incluye una línea de 220 kV de 3 kilómetros de extensión para su conexión a la subestación eléctrica Punta Sierra, para evacuar su energía generada. En materia de empleos, la central dispondrá de 194 plazas laborales para las etapas de construcción, operación y cierre.

Tras la votación de los Seremis y del Servicio de Evaluación Ambiental, el Seremi de Energía, Álvaro Herrera, destacó que “es un proyecto que entregará estabilidad al sistema, porque si bien somos una Región que se caracteriza por las energías renovables, son fluctuantes y necesitan respaldarse. Sobre todo en el sector donde se va a emplazar la central, que es una zona eólica. Por lo tanto viene a estabilizar e impulsar nuevos proyectos renovables”. La autoridad precisó que “es necesario garantizar un suministro eléctrico continuo y de calidad, y para eso se necesitan centrales de respaldo”.

Por su parte, Julio Hasche, representante legal de Cala Morritos Power SPA, manifestó su conformidad con lo resuelto por la Comisión Regional, porque “el proceso de calificación fue riguroso y cumplimos a cabalidad lo que se nos exigió”. De acuerdo a las proyecciones de la firma, el proyecto se empezará a construir antes de fin de año para entrar en operaciones el segundo semestre de 2020. El ejecutivo insistió en que “permitirá dar estabilidad al sistema en caso de fallas, por lo tanto, es fundamental para desarrollar las energías renovables”.

Cabe destacar que en la Región de Coquimbo las centrales de respaldo tienen un desempeño promedio de 15 días al año.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí