Medida está dirigida a establecimientos que expenden alimentos. Ley establece entrada en vigencia de manera progresiva en un plazo de tres años

En promedio, al menos ocho millones de toneladas de plástico entran a los océanos cada año, mientras que el 75% de los desechos encontrados en la limpieza de playas corresponde a productos de este material.

El impacto medio ambiental es severo y nuestro país no es ajeno a ello. Según estimaciones de la propia industria del plástico, Chile consume aproximadamente un millón de toneladas de este material al año. Ante estas alarmantes cifras, los senadores Guido Girardi (PPD), Carolina Goic (DC), Felipe Kast (Evopoli), Juan Ignacio Latorre (RD) y Rabindranath Quinteros (PS) presentaron un proyecto de ley a partir de un trabajo conjunto realizado con las organizaciones Oceana y Plastic Oceans Chile. La iniciativa cuenta además con el apoyo de los diputados Catalina Pérez (RD), Luis Rocafull (PS) y Sebastián Torrealba (RN).

“La propuesta que presentamos busca limitar la generación de productos desechables y regular los plásticos, especialmente aquellos que son pequeños y que descartamos luego de unos pocos minutos de uso”, explicó Javiera Calisto, Directora de Campaña de Contaminación de Oceana. “Hemos hecho un trabajo exhaustivo, desarrollando una línea de base sobre la situación de los plásticos en Chile, analizando las legislaciones de distintos países que han regulado los plásticos de un solo uso. Esta información fue crucial para la propuesta de ley que hoy se ingresa y que fue trabajada con distintos sectores y entidades”, agregó.

Desde Plastic Oceans Chile, señalaron que los plásticos desechables llegan al océano en altas cantidades, “los que se fragmentan en pequeños pedazos que traen consigo contaminantes asociados, afectando directamente a la fauna marina que los consume y por consecuencia al ser humano que se nutre de éstos también”, afirmó Camila Ahrendt, Directora Científica de la organización. “Considerando que la producción anual de 348 millones de toneladas de plástico se triplicará al año 2050, esta ley es una invitación a repensar nuestros hábitos, reducir nuestra huella e innovar en los modelos de consumo actual, que permitan un desarrollo sostenible y en armonía con nuestro entorno”, añadió.

Cómo operaría la ley

“El proyecto presentado busca limitar el uso de plásticos de escasa vida o de un único uso que rápidamente son basura y su utilidad no está económicamente justificada”, señaló el senador Guido Girardi, Presidente de la Comisión del Medio Ambiente del Senado. “No puede ser que por ignorancia o inconsciencia estemos dañando el planeta, los mares y a nosotros mismos. Nos parece absurdo habiendo alternativas para otras formas de embalaje. Todas las industrias que usen plásticos no degradables tendrán que reemplazarlos por otros que sean más armónicos con la vida y el medio ambiente”, explicó Girardi.

Por su parte, el senador de Evopoli Felipe Kast, quien también es parte del grupo de senadores que presentó el proyecto dijo que “éste se hace cargo de una problemática contingente, urgente y también se presenta como una oportunidad para que nuestros emprendedores y nuestro mercado se enfoquen cada vez más en la sustentabilidad y en el tránsito hacia una economía circular”. Kast añadió que “el planeta adolece por culpa del plástico; el daño -lamentablemente ya producido- es tan incalculable que estudios responsables y la elaboración inteligente de leyes y políticas públicas es algo a lo que nuestro país se debe sumar con urgencia”.

No debemos olvidar que otra de las consecuencias negativas de los plásticos es la explotación y producción de petróleo, su principal materia prima, y que ha contribuido a aumentar los niveles de gases de efecto invernadero, incidiendo directamente en el cambio climático.

La norma propuesta está dirigida a establecimientos que expenden alimentos como restaurantes, cafeterías, cocinerías y otros locales que sirvan comida preparada o bebestibles, los cuales deberán ofrecer productos reutilizables como loza, madera, vidrio o similares. En el caso de negocios que vendan alimentos para llevar, deberán entregar desechables distintos al plástico como por ejemplo, aluminio, papel, cartón, bambú o plásticos desechables certificados.

Entre los productos regulados se encuentran vasos, tazas, tazones, cubiertos, mezcladores, bombillas, platos, envases o bandejas de comida preparada y sus envases accesorios, tapas, botellas iguales o menores a 500 cc, los cuales se prohibirán progresivamente.

Vigencia de la ley

El proyecto de ley diferencia la entrada en vigencia entre grandes establecimientos y micro, pequeñas y medianas empresas. Respecto de los primeros, establece que en un plazo de seis meses comenzará a regir la prohibición de productos de poliestireno expandido, popularmente conocido como plumavit, mientras que al primer año, empezará la obligación de entregar a los consumidores productos de materiales reutilizables, quedando prohibida la entrega de desechables cuando el consumo se realice dentro de los establecimientos. Al segundo año, para el consumo fuera de los establecimientos, deberán entregarse desechables de materiales distintos al plástico o plásticos certificados.

En el caso de las micro, pequeñas y medianas empresas los plazos son un poco más extensos. El plumavit quedará prohibido en un año; la obligación de entregar productos reutilizables rige al segundo año, mientras que la prohibición de entregar productos desechables de materiales distintos al plástico o de plásticos que no estén certificados entrará en vigencia en tres años.

De acuerdo a las Naciones Unidas, para 2050 habrá más plásticos que peces en los océanos, mientras que estudios estiman que para ese mismo año, el 99% de las aves marinas habrán ingerido residuos de este material.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí