Hace siete meses que, como Gobierno, enviamos al congreso el Proyecto de ley de Modernización Tributaria, una iniciativa que fomenta el crecimiento, que contempla medidas para apoyar a nuestros adultos mayores, que le da un espaldarazo a las pymes y que avanza en temas tan relevantes como la boleta electrónica, como una medida para evitar la evasión de impuestos. Sin duda, si queremos alcanzar el tan ansiado desarrollo para nuestro país, tenemos que abordar esta propuesta en conjunto con los parlamentarios.

Es por esto, que no se entiende que aún la discusión se centre en si aprobamos o no la idea de legislar. Creo que es una irracionalidad, por parte de la oposición, el no abrir los espacios para el diálogo, la negociación y el entendimiento en aras al bien común y al desarrollo de nuestro país, el cual ya ha retomado la senda del crecimiento.

Debemos hablar sobre esta propuesta. Así, lo han pedido veinte gremios de Pymes, quienes enviaron carta a un medio de comunicación apoyando el proyecto de ley de Modernización Tributaria. Sumados a ellos, otros 18 gremios empresariales de distintas regiones del país escribieron otro diario capitalino, pidiendo que se apruebe la idea de legislar el proyecto.

Por otra parte, Pascal Saint Amans, la máxima autoridad tributaria de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) que agrupa 36 países y su misión es promover políticas que mejoren el bienestar económico y social de las personas alrededor del mundo; en su visita por Chile indicó: “Apoyamos decididamente el proyecto que se ha presentado (…)” refiriéndose a la Modernización Tributaria.

Suman y siguen los diversos apoyos que ha logrado el proyecto de Ley de Modernización Tributaria, como el entregado por el destacado economista Vittorio Corbo, presiente del Banco Central por 4 años, quien calificó como fundamental la propuesta del Ministerio de Hacienda y del gobierno del Presiente Sebastián Piñera, para la integración de los tributos, tal como está establecido en la mayoría de los países.

Considerando estas opiniones y otros antecedentes que muestran los múltiples beneficios que traerá la modernización nuestro sistema tributario, las facilidades en entrega al desarrollo de las Pymes, los apoyos que contempla para los adultos mayores, como los mayores recursos que se entregarán a las regiones; cabe preguntarse: ¿Por qué la negativa de la oposición a discutir? ¿simplemente cerrarse a cualquier propuesta del ejecutivo por qué sí?.

Creo que como país tenemos que dejar la vieja escuela política de la intolerancia y obstruccionismo y abrir los espacios para el diálogo y la negociación, porque, en definitiva, si se rechaza la idea de legislar el proyecto de ley de Modernización Tributaria, el portazo no es al Gobierno, es a las Pymes, los trabajadores, la clase media y las regiones. Si la oposición no está disponible a sentarse a conversar sobre este tema, tan relevante, tendrá que dar cuenta a la ciudadanía sobre su rechazo.

  • Carolina Zamar Rabajille
  • Asesora de Hacienda Región Coquimbo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí