Cuatro de estos casos corresponde a asociadas de la ONG Madres e Hijos se Buscan, quienes buscan saber cuál fue el destino de sus bebés que arrebataron de sus brazos al nacer.

El Instituto de Derechos Humanos, INDH, presentó en la Corte de Apelaciones de La Serena, 5 querellas por la sustracción de menores durante el gobierno militar. Cabe destacar que la mayoría de estos casos ocurrieron en los hospitales de La Serena y Ovalle, desde donde se extraviaron los cuerpos de los pequeños recién nacidos.

El escrito legal fue presentado por la jefe del INDH, sede Coquimbo, Tarcila Piña, junto al abogado de la entidad, Ítalo Jaque. Al respecto Piña explicó que el “proceso se extendió por varios meses, Se entrevistó a cada uno de los afectados y afectadas, y se presentaron querellas porque existen suficientes antecedentes para actuar en este caso”.

De las 5 querellas presentadas, 4 corresponden a integrantes de la ONG Madres e Hijos se Buscan. Al respecto su presidenta, Alicia Acuña, sostuvo que “aquí claramente hubo un actuar negligente en los recintos de salud. Es lógico que sus funcionarios son responsables de estas “tragedias” y que estos niños no hayan tenido el derecho de estar con sus familias verdaderas”.

CASOS PRESENTADOS

En esta oportunidad se presentaron querellas por los siguientes casos:

Raquel Rojas: su hija nació en el Hospital de La Serena en 1982. A pesar de haberla tenido en sus brazos en su ficha pusieron que había sido un aborto.

Marta Toro: su hija desapareció en 1979 del Hospital de La Serena. A pesar de ser un embarazo de término, el cadáver de su hija nunca le fue entregado.

Alicia Galleguillos: su hijo nació en 1977. Falleció a las horas después negándole a los padres ver el cuerpo. Tampoco se lo entregaron. Hay documentación falsa sobre ingreso al Cementerio de La Serena.

Nury Bruna: su hijo nació en el Hospital de Ovalle en 1982. El cuerpo jamás apareció y tampoco fue visto por sus padres.

Después de presentar las querellas los afectados realizaron una pequeña manifestación frente a Tribunales.

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *