El emprendimiento regional AcompañaPatitas, que cuida animales en sus domicilios, entregó recomendaciones sobre cómo cuidar a los animales de compañía durante estos eventos, sobre todo esta semana que puede haber mayor cantidad de réplicas.

Si hay algo que saben las personas que conviven con animales, es que estos se asustan mucho con los temblores, especialmente los gatos. Y fue este sábado recién pasado se pudo experimentar de mejor manera, cuando tuvimos una percepción de un terremoto de VIII grados.

“Al momento de salir de la casa para encontrar una zona segura, se veían gatos y perros corriendo desorientados, presos del pánico y el estrés que les generan los movimientos telúricos”, comentó la co-creadora de AcompañaPatitas, María de los Ángeles Bonilla. “Lamentablemente, con el pasar de los minutos nos fuimos encontrando con animales atropellados o con imágenes en las redes sociales para buscar a los animales perdidos”, agregó.

Por lo mismo, los profesionales entregaron ciertas recomendaciones para que los animales sufran lo menos posible.

“Ante un movimiento de gran intensidad o terremoto lo primero que muchos hacemos es juntar agua y comida, pero también hay que pensar en nuestros animales, por lo que también hay que resguardar comida y agua para ellos”, sostuvo Bonilla.

Además, la coquimbana indicó que “es muy importante mantener al día la placa de identificación que debe llevar siempre el animal en su collar”.

Un dato no menor que entregó fue el no tomar a los animales mientras se está desarrollando el temblor, ya que por instinto se protegen en lugares donde se sienten seguros. “Junto a eso hay que entender que las reacciones de los animales, por muy dóciles que sean, son totalmente impredecibles cuando tienen susto”, enfatizó Bonilla.

Luego del movimiento, hay que entrar a los animales a la casa. “Es una buena alternativa dejarlos en una pieza o lugar a resguardo, sin un lugar donde puedan salir al exterior, y es preferible dejar a perros y gatos por separado aunque convivan juntos normalmente”, aseguró. “De todas maneras, es vital estar entregando constante contención emocional a nuestros animales para bajar el estrés al máximo y acompañarlos durante el proceso”, agregó.

Finalmente, en caso de tener que evacuar, “hay que llevar a los animales en jaulas de transporte, nunca sueltos, para evitar que con el temor salgan y se pierdan”, puntualizó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí