InicioTendenciasNutrición: Sentir, comer y vivir, ese es nuestro vicio

Nutrición: Sentir, comer y vivir, ese es nuestro vicio

¿Se ha preguntado por qué los niños pequeños comen muchas golosinas o “comida chatarra”? La respuesta es bastante obvia, pudiéndonos referir a que son los padres quienes lo permiten, pero ¿qué hacemos para remediarlo o controlarlo?.

Como muchos sabrán la autoridad de los padres es el pilar fundamental para los niños y niñas en sus primeros años de vida, ya que son ellos quienes ponen los límites en todo  ámbito; por ejemplo en el tiempo que usarán el celular, el computador, la televisión, los alimentos que pueden comer, la ropa que deben usar, el cómo deben relacionarse con los demás, etc. Es decir, que los padres poseen una gran responsabilidad y por ende deben estar coordinados entre ellos (en el caso de ser dos), ya que si uno pone un límite no debe ser contradecido por la pareja, porque en ese sencillo acto el menor ve la posibilidad de obtener algo que desea que puede ser salir a jugar, tener un juguete, comprarse una golosina, etc. Y con esas pequeñas brechas vamos ahondando en un sin fin de situaciones, que pueden reflejar la angustia de los niños, porque ellos también lo poseen, pero no saben decirlo o más bien no saben qué es lo que sienten y lo proyectan comiendo mayor cantidad de alimentos si pueden hacerlo, destacando que los niños son el reflejo de la misma familia.

Negociar con los niños para entregar ciertos alimentos también es un arma de doble filo, por ejemplo “con un chocolate te vas a sentir mejor”, “si sigues con esa pataleta, no te daré el postre”. Por esto es de vital importancia que tanto padres como familiares del menor se encuentren coordinados en cuanto a los límites impuestos, para evitar trastornos en el niño a la hora de consumir alimentos, como lo son la angustia, pena o rabia.  Con los alimentos iremos formando ese hábito y si los padres no tienen control en la cantidad de dicho alimento vamos agravando el problema, ya que formaremos adolescentes y adultos que ante una situación gatillante vinculada con esas emociones optarán por aumentar su ingesta de alimentos, fomentando los problemas de salud actuales vinculados a malnutrición por exceso y enfermedades crónicas no transmisibles, como lo son diabetes mellitus, hipertensión arterial, dislipidemia.

En este punto es donde el rol de los padres es fundamental ya que es normal que los niños prueben distintos tipos de alimentos, ya sean, galletas, pan, yogurt, maní, queque, bebida, jugo, frutas, papas fritas, verduras, entre toda la gama que conocemos, pero el cometido de los cuidadores es la cantidad y frecuencia con la que comerán dichos alimentos. A veces esto puede ser difícil, porque los niños suelen hacer pataletas y esa situación es estresante para los tutores, por lo que pueden preferir la solución más sencilla entregando el alimento en cuestión. Pero esta no es la solución, debemos manejarlo desde otra arista, en niños pequeños, que al no poder regular ciertas emociones las expresan a través de pataletas, la actitud adecuada es “acercarse, ponerse físicamente a su altura, abrazarlos, contenerlos y hablarles con voz calmada” refiere la Psicóloga Claudia Cruzat, además menciona que es bueno validar sus emociones y escuchar porque se sienten de esa manera. Otra medida para ser su contención es tener una vida familiar, refiriéndonos a compartir espacios juntos, ya sean salir y una vuelta juntos, comer en la mesa juntos y así poder entablar una conversación que a grandes rasgos no es difícil, pero es esencial para saber cómo se sienten los niños, cómo lo pasaron en el jardín, colegio, etc.  
 
Resumiendo lo anterior, para tener una buena alimentación los padres deben entregarla y estar a favor de esta, además deben establecer límites y que estos perduren en el tiempo, porque no es suficiente que hoy coman cinco galletas y mañana se comen el paquete, ese límite parche no es suficiente, deben optar por límites que puedan mantener y ser firmes, además es necesario conversar con los niños para ver cómo se sientes y comprenderlos.

Francesca Zandonai Baldessari
Mail: fzb001alumnos.ucn.cl
Interna de Nutrición y Dietética, Universidad Católica del Norte
CESFAM José María Caro
CECOF Villa el Indio

Alonso Maximiliano
Para seguir la trayectoria: mira al maestro, sigue al maestro, camina junto con el maestro, mira a través del maestro, conviértete en el maestro

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment - Aguas del Valle

Lo último

Comentarios