InicioRegiónLaSerenaJuan Manuel Mancilla, escritor: “La Feria del Libro de La Serena es...

Juan Manuel Mancilla, escritor: “La Feria del Libro de La Serena es una instancia valiosa de difusión y encuentro en torno al libro”

El autor presentará su poemario Testamento este sábado a las 20 horas.

Juan Manuel Mancilla (Santiago, 1980), es escritor y músico. Su obra poética publicada constituye el proyecto “Grabados”, del que forman parte los libros Testamento (Bordelibre, 2017 – Beca de Creación del Fondo del Libro, 2016), Baúl (Bordelibre, 2015 – Mención Honrosa Concurso Stella Díaz Varín, 2014) y Arca (Oxímoron, 2017). Su texto El Oficio Paralelo (Ilustre Municipalidad de La Serena, 2015) resultó ganador del Fondo Manuel Concha, Género Referencial, 2015. Mancilla además ha sido beneficiado por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes para presentar su trabajo en instancias nacionales como internacionales, así como las becas del Fondo del Libro en Creación y Formación (2016). Su producción musical inicia en 2013 con el disco Latitud Altitud. Hoy se encuentra en proceso creativo de una segunda entrega llamada Rastros. En esta área también ha participado en proyectos audiovisuales y de teatro. Juan Manuel Mancilla es profesor de castellano y filosofía de la Universidad de La Serena, Magíster en Estudios Latinoamericanos (Universidad de La Serena) y Diplomado en Literatura Comparada (Universidad Adolfo Ibáñez). El destacado autor se presentará este sábado a las 20 horas donde charlará con la audiencia sobre su reciente publicación.

¿Qué opinión le merece la Feria del Libro de La Serena?

Me parece una instancia valiosa de difusión y encuentro en torno al libro. Propicia el conocimiento, la distracción y el placer de ver y escuchar nuevas o asentadas voces y propuestas. Es una de las ferias con más trayectoria de Chile. Ahora, esto mismo obliga a ir potenciando aspectos que permitan dar oportunidades para quienes se sientan motivados al quehacer literario, en coordenadas del deseo que no siempre encuentra cauces ecuánimes con los objetivos de estos grandes eventos culturales, donde se deben rendir cuentas y cifras de impacto masivo, que lidian con aquellas propuestas que no necesariamente persiguen ni congregan una convocatoria numerosa. Por ahí entonces hay que pensar en hacer sonar bien estos bemoles.

A grandes rasgos, ¿Qué nos puede adelantar de Testamento?

Testamento (Bordelibre, 2017) cierra una trilogía integrada por Baúl (Bordelibre, 2015) y Arca (Oxímoron, 2016). Se trata de una obra que intenta el gesto de una memoria poética que despierta las imágenes del pasado (reciente y remoto), de hechos, objetos y costumbres, para volcarlas conflictivamente hacia el presente. Es la idea de un recorrido, voz que es una suerte de staffetta/testigo de la posta dejada por Mistral en el Poema de Chile, a veces con la mirada del niño viajero que acompaña a la viajera inmensa, o el animalillo, ciervo del silencio que camina por la vía láctea, acuífera o terrosa de este paisajismo/espejismo llamado Chile. Pero, también es como un grito suspirado, la voz del ahorcado en los Bienaventurados de Alcalde, aquellos que sobreviven en el despojo, la invisibilidad o la injusticia en el triste Panorama ante nosotros. En fin, Testamento es un recorrido a saltos por las canaletas y calaminas del país, por su naturaleza geotrágica, ante su extraño idiomatizarlo todo, ante su gentío en combustión y constante exilio.

¿Qué opina del auge de las editoriales independientes y cómo ha beneficiado en la difusión de autores en especial jóvenes?

Es un síntoma y signo. Por mi parte, creo que este levantamiento trasporta en sí un deseo de decir cosas relativas a un no querer decirlas de otro modo. Esto puede ser visto como un grito, una protesta, una forma de decir basta, una dura y encomiable forma de manifestar una fuerza potente de reunir sentimientos plurales y volcarlos en esa productividad sensible que es la hechura de un libro, al cual, quizás, no le apetece necesariamente una escala de reproducción a nivel planetario. Son otros los deseos y fines de la edición independiente, es la de poder sacar a vuelo nuevas revisiones y críticas de lo que somos y fuimos. Por otra parte, este movimiento da cuenta de una profesionalización técnica que no pierde de vista la artesanía de las manos, lo que es verdaderamente admirable, por ejemplo, entre otros, a través de organizaciones de ferias autogestionadas, en donde la posibilidad de difundir las obras propicia sin duda el encuentro, la discusión, el conocimiento, el intercambio horizontal, lejos de un estrellato vano y fatuo como el de una súper feria llena de cámaras y de luces, escenarios más parecidos a un set de TV show que a una escena íntima de lectura compartida.

Finalmente, ¿Cuáles han sido sus principales influencias y de qué manera están presentes en su obra?

Influencias, todaslas posibles. Más bien me inclinaría por decir inquietudes, de carácter político-estético, preguntas ante problemas, posibilidades sobre qué hace una obra en relación con algo. En particular, me pregunto: ¿qué necesidad tiene un (mi) poema, (mi) libro, canción o pintura frente a eso? Como ves, son cuestiones complejas de dilucidar, pero por ahí van mis derroteros al momento de escribir verso o música. Evidentemente tengo preferencias e inclinaciones sobre autores y artistas de todas las épocas, pero no necesariamente pasan a la obra, y si es así, están de tal manera que nunca es gratuito. De hecho, en los tres libros hay un rico y de pronto desbordante diálogo intertextual, pero fue necesario. Y están presentes en relación a ciertas preguntas, problemas e incógnitas que nos han dejado: Por ejemplo, la hoja de cortesía del Arca corresponde a una imagen de J.L. Martínez llamada “Tareas de la poesía” o en Baúl hay una división bien marcada de la obra que podría relacionarse con la poesía de la oscuridad y de la claridad…. Así, en el Testamento, el texto “Apertura” hay claves significativas, ya que está invocando a estas “grandes voces” de la poesía chilena, hoy todos ya muertos (a propósito de Parra), están ahí citados no para el congracie sino precisamente para su enfrentamiento, para el combate de todas aquellas otras voces “menores” acalladas, ya por la crítica, ya por las políticas, ya por las propias decisiones de cada cual. Quizás, en vez, me preguntaría, cómo y dónde marcan su ausencia. De todas maneras, sería ridículo que alguien que lea mis libros piense que “yo vengo a hablar por vuestras bocas muertas”, más bien vengo a obrar por nuestras bocas secas. Eso creo.

Alonso Maximiliano
Para seguir la trayectoria: mira al maestro, sigue al maestro, camina junto con el maestro, mira a través del maestro, conviértete en el maestro

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment - Aguas del Valle

Lo último

Comentarios