Inicio Opinión Opinión: ¿Por qué Piñera podría perder las elecciones?

Opinión: ¿Por qué Piñera podría perder las elecciones?

La estrategia de campaña de Sebastian Piñera está basada en cuestiones elementales al no involucrar ideas y propuestas más complejas y contundentes; el contexto de sus compromisos presidenciales es básico, no incorpora factores ideológicos potentes ni argumentos más profundos como se deberían esperar de un ex presidente, perdiendo el factor “experiencia” como atributo.

Su campaña está basada en la oferta de empleo y crecimiento incorporando a última hora, avanzar en la gratuidad en la enseñanza técnica profesional, por ejemplo, ofertas que calzan más bien en la argumentación del oficialismo y que lo hace poco creíble en Piñera.

En términos simples, Piñera utiliza el slogan clásico de las campañas de países tercermundistas; ofertas de empleo y más dinero, sin profundizar en conceptos significativos en desarrollo de país o cambios estructurales, incluso ni siquiera en recuperar lo perdido del modelo neo liberal de la oposición. Claramente su estrategia apunta a seducir al elector más vulnerable y a los segmentos menos informados.

Sin embargo, su campaña responde a los estándares de su sector hablándole a su elector en el lenguaje y códigos que esperan de él, y esta virtud es lo que podría hacer perder la elección a Piñera, al no incorporar en su mensaje a los electores independientes, rebeldes del centro (DC y otros) e indecisos, ya que ese es el único espacio de crecimiento. Piñera parece más empeñado en incorporar en su catálogo ofertas de productos de la competencia para seducir a sectores que nunca votarían por su candidatura. Sus promesas en estos últimos días han deteriorado su credibilidad para sus potenciales electores.

Lo que extraña es que no haya dado mayor relevancia en su campaña a los temas de mujer, considerando que en ese sector está el mayor capital de crecimiento electoral en la derecha política. El voto femenino siempre ha sido para la derecha un capital permanente y Piñera se ha distraído en “politizar e izquierdizar” sus mensajes, dejando de hablar en su típico lenguaje coloquial. Sus denuncias de intervencionismo electoral, fraude en los votos de la primera vuelta y respuestas a su contrincante no es precisamente un apoyo a su campaña. Piñera de alguna manera se ha esmerado en fortalecer la campaña de su competencia. Piñera se abre a ideas que no le son propias y ha dejado de lado sus propias fortalezas.

Mientras Alejandro Guillier potencia su identidad política con frases heroicas que podrían seducir a los indignados de la década anterior y a los escurridizos millenials, aunque este segmento es mas analítico y complejo.

Piñera debe fortalecer su identidad ya que al permearse con Guillier pierde las fortalezas que lo ha movido a ser candidato por segunda vez. Creer que con su transformismo de última hora podría seducir a los “frente amplistas” o al mundo de centro izquierda es de una inocencia monumental; ese no es su espacio de crecimiento, sino que es una trampa construida por su propio equipo asesor.

Autor: Orlando Alfonso Olave
Twitter: @oaolave

Alonso Maximiliano
Para seguir la trayectoria: mira al maestro, sigue al maestro, camina junto con el maestro, mira a través del maestro, conviértete en el maestro

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment - Aguas del Valle

Lo último

Comentarios