La noticia fue anunciada en Enero de este año, la Compañía Manufacturera de Papeles y Cartones,  el Servicio Nacional del Consumidor (Sernac) y distintas organizaciones de consumidores, acordaron una indemnización consistente en el pago de siete mil pesos, para las personas afectadas por la denominada   “colusión del papel tissue”.

Lo que se logró acreditar en la investigación fue realmente grave, se dijo que una de las empresas coludidas, la CMPC,  manejaba el precio de todos los competidores en el tissue,  definía las fechas de alza, establecía calendarios, ordenaba en que fechas las demás tenían que subir el precio, etc., y de esa manera, en forma manifiestamente inmoral, se estafó a los consumidores pasando a llevar todos sus derechos, y ello durante nada menos que 11 años,  entre los años 2000 y 2011.

Sin embargo, a los dirigentes de las Asociaciones de Consumidores les vino una amnesia repentina y fulminante, a cambio de una indemnización que en forma global se ve millonaria, pero que al verse traducida a lo que le corresponderá a cada consumidor, es una suma irrisoria.

El pago ya se comenzó a gestionar a través de Banco Estado y el primer paso fue el depósito de nada menos que 150 millones de dólares por parte de CMPC, a una cuenta en dicha entidad bancaria, que por lo demás , se dice que hasta la fecha ha acumulado algo así como 750 millones de pesos en intereses…

Lo que viene ahora es el pago a los consumidores, lo que  supuestamente se hará mediante el depósito de los 7 mil pesos a cada uno de los catorce millones de chilenos mayores de 18 años, en su Cuenta Rut.

Obviamente que el Banco no tienen ningún interés en que el asunto se apure, sin perjuicio que  debemos recordar que éste cobra por transacción, por lo que ya sus ejecutivos se están aprestando para las catorce millones de transacciones que se les vienen encima.

Se proyectaba que el pago se haría efectivo durante el primer semestre de este año, pero dos recursos judiciales jugaron en contrario, un reclamo presentado por una Comunidad Indígena, que no logro entender que tenía que ver con todo esto, y otro de una organización llamada Asociación de Consumidores de Chile (Asocochi) exigiendo un monto más alto.

Ambos recursos fueron rechazados, por lo que ahora se dice que ahora si que  unos tres meses más, los famosos siete mil pesos llegarán a los consumidores.

Como la conciencia social de hoy es volátil, y sobre todo marcada por el signo pesos,  sólo así se entiende el inusitado interés que ha despertado el pago de una suma tan irrisoria, ante cuya aparente proximidad se ha olvidado todo lo inmoral y sospechoso que pudiere tener la situación ya descrita.

-“… Total, es una plata que no tengo…”, me dijo un amigo…mirándome con cara de pocos amigos al manifestarle mis aprehensiones…

Ya algunos periodistas  hacen encuestas entre la gente, respecto del destino que les darán los beneficiarios a los siete mil pesos…

Como algunos pensaron que llegarían en Septiembre, se elucubró que se podrían destinar a la compra de choripanes, empanadas, hilo para los volantines, chicha, terremotos u otros insumos dieciocheros…

Pero ya se nos vino encima el 18 y no podrá ser…

Ahora hay que pensar en fin de año : algún regalo de navidad, cola de mono, pan de pascua o un gorro de pascuero…

Sin embargo,  así como van las cosas la indemnización no llegará para ninguna fiesta, y  cuando lo haga apenas alcanzará  para comprar – según mis cálculos al valor de hoy – aproximadamente 23 rollos de papel tissue…

Ciro Sabadini Foretich

abogado

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí