Con tan sólo ocho años, la pequeña Martina Pueyes es fanática de la cueca, afición que lamentablemente ha dejado de lado debido a un diagnóstico de Glioma Difuso de Tronco Encefálico, un extraño tumor cerebral que no es operable.

Lorena Oliva, madre de Martina, reveló que la pequeña oriunda de Salamanca comenzó a sufrir fuertes dolores de cabeza y con el pasar del tiempo la enfermedad de a poco quitó la movilidad en sus extremidades.

Debido a los constantes dolores, su madre recurrió a varios especialistas, donde finalmente uno de los médicos tratantes dio con el fatal diagnóstico de Glioma Difuso.

Una luz de esperanza

En España existe la Fundación Alicia Cuello, donde se realiza un ensayo clínico en el que participan personas con esta misma enfermedad, quienes con el tratamiento recibido mejoran considerablemente su estado de salud. Sin embargo, el tratamiento tiene un valor superior a los $75 millones de pesos, una cifra inalcanzable para la madre de Alicia, quien ha vendido el auto y la casa para intentar reunir el monto.

La madre de Martina aclaró en una publicación de Facebook que su hija estaba destinada a morir el 2017 si no recibe el tratamiento, por lo que solicita a la gente, a los políticos y empresarios a colaborar con un granito de arena para que su hija pueda seguir viviendo.

Cabe destacar que en nuestro país no existe un tratamiento para esta enfermedad, y a partir de la segunda semana de enero el tumor se encontrará en una etapa de progresión irreversible.

Para todos quienes deseen ayudar y difundir pueden utilizar los hashtag #ElViajedeMartina, #TodosConMartina y #UnidosContraelDIPG, o ingresar al Facebook “El viaje de la esperanza”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí