InicioRegiónVoluntarias del Hospital de La Serena: trabajo altruista en beneficio de la...

Voluntarias del Hospital de La Serena: trabajo altruista en beneficio de la comunidad

Las 6 organizaciones realizan labores de acompañamiento y apoyo a los pacientes que lo requieran.

El 5 de diciembre se conmemora en todo el mundo el Día del Voluntariado y en el Hospital San Juan de Dios de La Serena esta palabra tiene un sentido muy especial, el que se ve reflejado en la ardua labor que realizan las damas de diferentes colores. Más de alguna vez, cuando hemos tenido a algún familiar hospitalizado ellas, con su sonrisa o una palabra de aliento, son capaces de aliviar el dolor de tener algún ser querido enfermo.

En la actualidad el establecimiento posee el siguiente cuerpo de voluntarias, Damas de Rojo, Damas de Amarillo, Damas de Amor y Vida, Damas de Lila, Damas de Voenca, y Damas de Blanco, quienes pertenecen a una institución funcional, con personalidad jurídica, que por su naturaleza, sirve a los usuarios y comunidad hospitalaria por decisión propia, libre y sin lucro personal.

Liliana López, Asistente Social de la Unidad de Atención al Usuario, y coordinadora de los voluntariados, indica que ellas realizan un arduo trabajo, porque están con muchas ganas de servir al prójimo. “A mí me sorprende su gran compromiso. No tienen ninguna compensación económica y cumplen sus turnos rigurosamente. Al contrario, hacen grandes aportes a los pacientes con pañales, ropa, cubrecamas y juguetes para los más pequeños”.

SUS HISTORIAS

Aunque realizan funciones muy similares, cada voluntariado, dentro del establecimiento, tiene una tarea específica que se detalla a continuación:

Damas de Rojo: Ana Torres, tesorera de la institución, explica que “somos el nexo entre el paciente y el familiar a través de la atención en nuestro módulo. Ayudamos de manera espiritual y material”

“Nuestra principal motivación para estar acá es socorrer a la persona que lo necesita y dedicarnos una mañana o tarde a todos los que se encuentran hospitalizados, que son aproximadamente 20 diariamente. Contamos con 29 voluntarias activas”, destaca.

Damas de Lila: Nancy Vega, presidenta de la entidad, relata que ellas se dedican a ayudar a los enfermos de cáncer. “Somos 12 integrantes activas y 40 pasivas. El Dr. Huidobro formó este voluntariado con pacientes que tenían cáncer o sus familiares”.

“Nuestra principal satisfacción es que la gente o sus familias cuando nos ven en la calle nos dan las gracias. Apoyamos, también a las personas que vienen desde las localidades rurales con desayunos. En total entregamos 200 a la semana. También colaboramos con pasajes o almuerzos”, puntualiza.

Damas Amor y Vida: Saly Valenzuela, presidenta del voluntariado, destaca que “es muy hermoso que podamos estar en el hospital y agradecemos que se nos abrieran las puertas. Nuestra misión es diferente al resto, puesto que trabajamos de manera directa con el paciente con cortes de pelo, tinturación, entre otras tareas que realizamos 22 voluntarias y tienen como propósito dar dignidad a la persona que se encuentra hospitalizada”.

“Una de las cosas que nos entregan mayos satisfacción es el agradecimiento, recuerdo particularmente el caso de una señora que falleció el año pasado y su familia se acercó a nosotras a reconocernos por nuestros cuidados, pero por sobre todo el cariño y afecto que le entregamos durante el tiempo en que estuvo en el establecimiento”, recuerda.

Resalta que uno de los principales anhelos que es contar con una casa de acogida para enfermos terminales.

Voenca: Gabriela Córdova, secretaria de la entidad, cuenta que la organización se creó para ayudar a las mujeres con cáncer cervicouterino. “Nos hemos extendido hacia otras áreas porque en el fondo queremos ayudar al que lo requiera.  Es reconfortante el hecho de ayudar a los que no tienen nada y llegar en el momento preciso a sus vidas”.

“El principal desafío es que se adhiera un mayor número de voluntarias, porque en estos momentos somos 8, y se necesitan más manos para auxiliar al necesitado”, acota.

Damas de Amarillo: Mirna Flores, presidenta de la institución, revela que ayudan económica y espiritualmente a los pacientes que lo necesiten. “Nuestra misión es mejorar la calidad de vida del enfermo. También contamos con una casa de acogida en la que se hospeda gente de las provincias del Limarí, Choapa y Elqui”.

“En nuestra casa podemos llegar a hospedar 20 personas. Nuestra idea es realizar un mejoramiento a la infraestructura y aumentar la capacidad”. Aclara.

Damas de Blanco: Liliana Barraza, presidenta de la institución, detalla que son 8 voluntarias y próximamente se incorporarán dos más. “Nuestra proyección es comenzar a capacitarnos para ser acompañantes de los pacientes de kinesiología. Algunos vienen solos y están con movilidad reducida, por lo tanto requieren de un apersona que los asista para hacer sus trámites”.

En resumida cuenta, la labor del voluntariado es fundamental para el establecimiento y sus pacientes. Que sigan muchos años más en esta hermosa labor, que entregan un bien espiritual a los usuarios del Hospital San Juan de Dios de La Serena.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment - Aguas del Valle

Lo último

Comentarios