La instancia se abocará a analizar las fallas en el servicio entregado por la empresa Aguas del Valle y cómo la Superintendencia ha fiscalizado estas irregularidades. En julio pasado, la ciudad de Ovalle estuvo 13 días sin agua potable.

En forma unánime, la Cámara de Diputados aprobó la creación de una Comisión Investigadora, que indagará “la forma en que la Superintendencia de Servicios Sanitarios ha ejercido sus facultades fiscalizadoras respecto de los problemas generados por la empresa Aguas del Valle en el tratamiento y distribución de agua potable en la región de Coquimbo y el rol que ha ejercido la empresa ECONSSA, empresa pública que tiene por función principal el control del cumplimiento de los contratos de concesión que el Estado suscribió con empresas operadoras privadas en este ámbito.”

La instancia tendrá un plazo de 90 días para rendir su informe y podrá constituirse en cualquier lugar del territorio nacional.

Los legisladores explican que la empresa sanitaria Aguas del Valle, que opera en toda la región de Coquimbo, con excepción de las comunas de La Higuera y Río Hurtado, ha presentado una serie de irregularidades en la entrega del suministro hace ya varios años.

En julio pasado, y tras las intensas precipitaciones que afectaron a la región, Aguas del Valle informó que producto de la alta turbiedad en el río Limarí, se realizaría un corte de emergencia del servicio en la ciudad de Ovalle, que duró 13 días, poniendo en grave riesgo la salud de la población, y sin que hasta la fecha haya sanción alguna contra la empresa.

“Lo señalado no constituye un hecho aislado o puntual, pues desde el año 2011 que Aguas del Valle viene experimentando una serie de fallas de manera permanente. Incluso durante ese mismo año la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS), impuso multas a la empresa que superan los $54 millones de pesos a causa de los reiterados cortes en el suministro de agua potable que afectaron en el mes de enero de 2011 a la ciudad de Illapel, Región de Coquimbo”, agregan los legisladores.

“La situación es tan grave, que a principios de 2013, cerca de 5470 personas fueron afectadas de gastroenteritis provocada por norovirus, producto de que Aguas del Valle incumplió sus parámetros bacteriológicos, los que fueron descargados fuera de norma, lo cual sin duda provocó una amenaza y afectación a la salud de la población de la más alta gravedad”, sostienen los diputados.

De acuerdo al texto, estos hechos solo constituyen algunas de las fallas permanentes que ha experimentado la entrega de suministro de agua potable por parte de la Sanitaria Aguas del Valle, lo cual afecta la vida y pone en riesgo la salud de la población en la Región de Coquimbo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí